(+57) 601 7041757 * (+57) 314 4714426 [email protected]
Los hallazgos de USA Today son inesperados pero consistentes con nuestra magra realidad.

El pasado 14 de octubre, sorprendió a tirios y troyanos la publicación de USA Today sobre la relación entre los dineros de la mafia colombiana y el colapso del Champlain Towers South de Miami.

Los aportes de los expertos como los del arquitecto Sergio Mannes (2021) nos dejaron la sensación de certeza sobre el conocimiento de las verdaderas causas del colapso desde el punto de vista de la ingeniería, pero el USA Today abrió el escenario para incluir la dinámica de un mercado liderado por agentes y dineros de la mafia y nos dejó desnudos frente al hecho de nuestras participaciones desde el lado oscuro de la fuerza.

Mannes, basado en planos y fotos del desastre, nos indica que existieron cuatro errores de origen que dieron lugar al desastre:

a) en la placa del primer piso -que a su vez era el techo del sótano- faltó el declive necesario para evitar la acumulación de agua, lo que condujo a la degradación de las estructuras circundantes,

b) errores en la impermeabilización que habría podido atenuar los daños,

c) las columnas se construyeron de piso a piso y se unieron entre ellas mediante varilla solapada, lo que deja un punto débil y propenso a la fractura, y

d) el más grave, la falta de las reglamentarias estructuras de apoyo que distribuyeran las cargas que ejercen las placas de los pisos sobre las columnas, un hecho que vuelve probable el punzonamiento.

En ausencia de estructuras de refuerzo como vigas, entre otras, el punzonamiento ocurre cuando la resistencia de la placa es insuficiente para soportar la presión puntual ejercida por la columna y ésta la atraviesa, como lo hace un papel cuando se le presiona con la punta de una aguja.

Así -debilitada por los problemas derivados de la humedad y soportando el peso del agua acumulada y carros parqueados- la placa del primer piso fue atravesada por la columna y cayó hasta el piso del sótano; luego la columna -con un punto débil a la altura de la placa del primer piso- se pandeó y dio lugar al colapso del resto de esa parte del edificio.

Ejemplo de punzonamiento.

Queda claro que el problema principal fue la falta de refuerzos en las uniones placa/columna, pero ¿Por qué faltaron los refuerzos? Mannes encuentra una causa inmediata y USA Today encuentra otra de última instancia. Para Mannes el problema se originó en la decisión de construir un edificio de 13 pisos en un lugar donde la altura máxima autorizada no había lugar sino para 12 que cumplieran los requisitos de construcción. Para lograr ese milagro recurrieron a la eliminación de los refuerzos, decisión con la que ahorraron 1/12 de la altura por cada apartamento, cuyo acumulado dio cabida al piso 13.

Los periodistas de USA Today -revisando escrituras, registros de inspección y actas de propietarios, y con apoyo de uno de los participantes- identificaron el escenario y el motivo.

Para la época de la construcción del Champlain Towers South -los primeros años de la década de los 80- el área Surfside en Miami se había consolidado como símbolo de estatus y el escenario se llenó de “compañías fantasmas, acuerdos en efectivo, ventas rápidas, compradores extraños”. Así el auge de Miami coincidió con la expansión de la demanda de inmuebles pagados con los excedentes del negocio de la cocaína.

Según USA Today, sus periodistas lograron conversar con Jorge Valdés un antiguo miembro del Cartel de Medellín que estaba a cargo de intermediar las adquisiciones inmobiliarias en áreas similares. Según les narró, una demanda tan alta obligaba a recurrir a atajos que hicieran posible las entregas más rápidas, entre ellas recurrir al soborno. En ese momento podían comprar cualquier inspector de edificios y no había códigos estrictos ni leyes que controlaran el lavado de dinero.

Un paraíso en la oscuridad: mucha plata, pocas reglas y funcionarios venales.

– – – – –

Referencias

*     *     *