(+57) 601 7041757 * (+57) 314 4714426 [email protected]
Fuente: algon-zalo.com
 La construcción estaría en entredicho si arquitectura e ingeniería no cruzaran sus caminos .

La evolución de las sociedades hasta la modernización que hoy palpita en el mundo no solo ha generado día a día más saber y el surgimiento de nuevas disciplinas del conocimiento, sino que también, al parecer de manera indefectible, obliga a que muchas de ellas se vuelvan tributarias de otras y viceversa.

Tal es el caso de lo que puede ocurrir entre arquitectura e ingeniería. Dos disciplinas independientes y que se desarrollan de manera paralela, pero que al parecer no podrían arrojar resultados concretos si no se complementan en algunos de los aspectos que les resulten necesariamente comunes. Se parte entonces de la consideración hipotética de que arquitectura e ingeniería están condenadas a convivir simbióticamente sin que renuncien a su independencia y autonomía, pero encontrándose en donde las circunstancias les exige entrelazarse en pos de un producto común: La Construcción.

Pero para poder validar esta presunción es necesario auscultar aquellos elementos que, de un lado, les hacen diferentes, y del otro, todo aquello que les resulta común y las asimila.

Sin lugar a dudas el elemento clave que las acerca en una conjunción indiscutible es «La Creación», una desde el diseño, y la otra desde las aplicaciones de las ciencias afines o requeridas: cálculo, física, química, mecánica, hidráulica, eléctrica.

Si recurrimos a la etimología de los vocablos que las distingue, podemos encontrar elementos  que permitan afianzar esta presunción.

biblioteca Virgilio Barco (Bogotá, Colombia)

Fuente: culturagenial.com

Ingeniería

El término ingeniería, más precisamente ingeniero, tiene dos orígenes etimológicos, el latino y el inglés. Del latín ingenium formada de in (en) y genium (de la misma raíz que gen), o sea engendrar (hacer gente) (Etimologías de Chile, 2022). Según el mismo hay dos metáforas que asocian «ingeniero» con «engendrar»…

1. Producir (generar)… al igual que un padre crea a sus hijos, un ingeniero crea productos. La palabra latina «ingenium» produjo la palabra engin del francés y engine del inglés, las cuales se refieren  a generador, motor, o máquina. Las palabras engin y engine produjeron engigneur (en francés) y engineer  (inglés), las cuales denotan  a la persona que está dedicada a diseñar u operar máquinas.

2. Pasar sus genes… al igual que un padre pasa sus genes a sus hijos, un ingeniero pasa sus descubrimientos/inventos en sus productos. Un padre pasa su «genio» a sus hijos. Genio se refiere a sus características mentales. Una de esas características es la capacidad mental para razonar e inventar cosas nuevas. Esa capacidad es llamada «ingenio». Entonces la palabra «ingeniero» se asocia con alguien que tiene esas capacidades.

Mas sin embargo en una sana discusión, en la misma nota la etimóloga Helena contradice la anterior inferencia al plantear que «Si bien es cierto que la palabra ingeniero contiene la raíz gen (de engendrar), la explicación anterior me parece inadecuada, porque al formarse esta palabra ya no estaba activo en la palabra de la referencia el valor de la generación de la raíz.  El origen del término hay que buscarlo en el ejército romano. Ingenium en latín es el carácter innato, los rasgos psíquicos que han sido engendrados al interior de uno, también el talento».

Y agrega que «…en el lenguaje militar un ingenium era una máquina de guerra, producto del ingenio humano, y había muchas (catapulta, tormentum, ballista, vinea…). En el bajo latín aparecen los vocablos ingeniarius e ingeniator para referirse al soldado especializado que conoce y maneja una máquina de guerra (“el hombre de la máquina” como dice Iván Noboa)». Y complementa que «Este es el origen del vocablo francés ingénieur, que luego es prestado al inglés».


Fuente: Freepik

Y cierra de manera concluyente afirmando que «… hasta hace bien poco un ingeniero era un “maquinista”, y con el tiempo designó no solo al que conoce la máquina o un artificio constructivo cualquiera, y lo maneja, sino también modernamente, sobre todo, al que es capaz de diseñarlo y construirlo, de modo que esa palabra ha perdido ya toda relación semántica con la idea de “engendrar”»

Y su acepción en inglés ya se perfiló pero haremos algunas precisiones. Ingeniero proviene del inglés engineer (engine = máquina), es decir «el hombre de la máquina». Este nombre se daba a aquellas personas que operaban las primeras máquinas de vapor creadas por el escocés James Watt (1736-1819), a decir de Eti. Engine proviene del inglés de la edad media enginour -que a su vez provenía del francés- y éste de latín ingenium, algo que se movía por sí solo.

Ahora bien, como existen varias ramas o ciencias de la ingeniería entre ellas la mecánica, la eléctrica, la hidráulica, la aeronáutica, química, industrial, automotriz, de sistemas, y civil, etc., pero para los efectos que aquí conciernen ésta última es la que mayor afinidad presenta con la arquitectura, sin dejar de lado que aquellas otras perfectamente pueden ser tributarias de la misma, entonces vamos a auscultar el concepto de ingeniería civil.

Rueda de Falkirk (Falkirk, Escocia)

Fuente: Wikipedia

Una definición general indica que la ingeniería  es el conjunto de conocimientos científicos y técnicos cuyo fin es ofrecer soluciones a diferentes problemas socio-constructivos, y a la ingeniería civil se le define como la rama de la ingeniería que se encarga del diseño, construcción y mantenimiento de infraestructuras. Se afirma que el ingeniero civil participa en las etapas de planeación, diseño, organización, construcción, operación, y conservación de obras civiles y de infraestructura, en tanto que posee conocimientos generales en matemáticas, física, comunicación gráfica, informática, administración y evaluación de proyectos, cuyas finalidad o función esencial es «la identificación, cuantificación y manejo de los riesgos inusuales para lograr la seguridad estructural en los proyectos y construcciones» (Vdimensional, 2022).


Fuente: libreriaingeniero.com

Arquitectura

Por lo que respecta a la Arquitectura ya en artículo anterior se sustentó la conclusión de que es arte, técnica y ciencia. La arquitectura como arte se enmarca en la consideración misma -al igual que la ingeniería- de que es un asunto que proviene de la psiquis y que tiene que ver con la formación o engendro del talento de la persona, por  lo que deviene en las artes de la escultura y el dibujo.

Etimológicamente el vocablo proviene de la palabra en latín architectus, que proviene del griego ἀρχιτέκτων (architéktōn). Composición de ἀρχι (archi: ser el primero, el que manda) y τέκτων (Tecton: albañil, constructor). Es decir, el jefe que manda a los albañiles. (Dejtiar, 2018).

Otra acepción indica que en el latín es architectūra, asociado a arquitecto, del cual se desprende su referencia en el latín architectus, sobre la raíz en el griego architéktōn, la cual distingue: arkhi -por arkhon, que remite a la ‘posición’ o ‘cargo’ que le corresponde al jefe, y el adjetivo tekton, que señala al ‘constructor’ (nótese que muchos autores interpretan erróneamente este término como la obra en sí misma, cuando verdaderamente remite a quien se desempeña en la misma), con raíz en el indoeuropeo teks-, dado por la acción de ‘construir’ o ‘tejer’ algo (obsérvese la influencia en el verbo tejer, ubicada en el latín como texĕre). Así, el arquitecto es el máximo responsable de una obra. Lógicamente, la construcción finalizada es una obra de arquitectura (Veschi, 2019).

Como ciencia no está definida formalmente pero se le considera así puesto que se le concibe como una ciencia multidisciplinar que se apoya en las matemáticas-algebra, geometría, la sociología, la psicología, la historia y la estética. Agrega Veschi que «Paralelamente, en la mente del arquitecto deben contemplarse otras actividades profesionales que complementan su actividad, como la albañilería, la carpintería o el diseño de interiores».

Clínica Lou Ruvo (La Vegas, Estados Unidos)

Fuente: archdaily.co

Síntesis

De acuerdo con los autores referidos, lo expuesto se puede resumir así:

  • A las dos disciplinas les es común una finalidad: Producir construcciones.
  • En ambos casos recurren al diseño, pero en la Arquitectura como una expresión del sentimiento y las sensaciones que inspiran idealizaciones, y en la Ingeniería más como una manifestación de la racionalidad que se traduce por excelencia en diseños basado en cálculos y trazados.
  • Mientras que la arquitectura define el alma de la construcción, la ingeniería define su esqueleto
  • Mientras la arquitectura vuela delineando el diseño, la ingeniería aterriza su estructura.
  • Mientras la arquitectura se apega más a la estética, la ingeniería se ocupa más de la consistencia.
  • Mientras la arquitectura se ocupa más de los espacios en relación con el medio circundante y la aspiración de un usuario, la ingeniería se centra en la utilidad práctica de la construcción.
  • Mientras la arquitectura va más por un diseño incluso hasta ensoñador, la ingeniería se ocupa más por la gestión de los riesgos de la obra.

En conclusión se trata de dos disciplinas autónomas e independientes pero que inexorablemente se entrelazan en una relación simbiótica.  Las dos se basan en el diseño pero mientras que la una lo hace como una expresión de la racionalidad creativa y de la imaginación, la otra lo hace con base en la racionalidad del cálculo por excelencia.

Referencias

*     *     *

canlı maç izle selcuksports deneme bonusu deneme bonusu veren siteler bahis siteleri jojobet