(+57) 601 7041757 * (+57) 314 4714426 [email protected]

  

«De instrumento de destrucción a material de construcción». CNN.

 

Pistolas, revólveres, fusiles, carabinas, ametralladoras, metralletas, morteros y lanza cohetes «se convirtieron en varillas para construir viviendas sociales» CNN (2023) de bajo costo, por lo que las armas terminan convertidas en estructuras para las casas.

Una iniciativa que data desde 1993 con el Decreto Nacional 2535 y que hoy ya es en una política de estado consolidada. En Colombia las fuerzas armadas y organismos de seguridad estatal decomisan alrededor de 23 mil armas al año que han sido empuñadas y disparadas por grupos guerrilleros, paramilitares o delincuentes comunes. En palabras del Almirante José Joaquín Amezquita recogidas por Euronews (2023) se lee que «Son armas que están en poder de delincuentes, de diferentes categorías y pelambres, esas armas hoy se recogen y una vez fundidas pasan a ser acero de construcción que se va a llevar parte de eso a vivienda de interés social».

Desde entonces estas armas se han fundido y en sus inicios se han destinado para levantar monumentos a la memoria histórica o para construir obras civiles. Pero desde 2018 cerca de 164 mil de estas armas han sido fundidas por la Siderúrgica Gerdau Diaco, una empresa dedicada a la producción y comercialización de esta aleación que las convierte en acero reciclado.

 

Proceso de reciclaje de las armas

Colombia transforma armas en viviendas sociales
Fuente: euronews (canal de YouTube)

Las armas decomisadas son llevadas hasta el pequeño municipio de Tuta, Boyacá, para ser recicladas. En declaraciones dadas a El Colombiano (2023) por Mauro Roberto De Castro Junior -Director de Operaciones de esta empresa-, la reconversión de las armas es sencilla: «Llegan las armas, chatarra. Tenemos un proceso de preparación de esta chatarra: la limpiamos, separamos las partes que no pueden ser aprovechadas» y después se pasa esa chatarra a un horno eléctrico a una temperatura que oscila entre 1350º a 1600º en el que se hace la fusión de todo este material metálico hasta convertirlo en palanquines, y agrega que el producto final es acero reciclado. Este proceso de transformación y entrega puede durar hasta once meses.

Apunta el mismo representante de la siderúrgica que el material reciclado que se obtiene se guarda en las instalaciones de la empresa mientras llega el momento de entregarlo a las alcaldías.

Fuente: elcolombiano.com

 

Viviendas de interés social construidas con el material reciclado

Producto de la alianza público-privada celebrada en el 2018 entre el Ejército Nacional y la empresa antes mencionada que dio origen al programa «Transformando armas en esperanzas» ahora el destino de esas armas también se dirige para servir de material para armar la estructura de vivienda de interés social.

El pasado 11 de enero del presente año, en una acería del municipio de Tuta -Boyacá-, tuvo lugar la fundición de 28.991 armas cuyo material reciclado fue entregado a las alcaldías de los Municipios de Tuta, Sotaquirá y Belén del mismo departamento para la construcción de un total de ocho viviendas: cuatro, tres y una respectivamente.

En declaraciones dadas al Portal Infobae.com (2023) el Almirante Amezquita expresó que «Ustedes saben que las varillas de acero se usan para la construcción, pero no para cualquier tipo de construcción: parte de estas varillas van a proyectos de vivienda de interés social y eso es lo que le da el carácter virtuoso a todo este ejercicio de incautación, destrucción y un destino final provechoso de este material bélico».

Según el protocolo de la alianza, la siderúrgica provee el acero necesario de acuerdo con la capacidad que tenga el municipio para desarrollar el proyecto, además de demostrar que cuenta con los demás materiales necesarios para la construcción de las casas.

Fuente: es.euronews.com

Para acceder a una vivienda dentro de este programa se requiere que el beneficiario no posea vivienda alguna y pertenezca a los estratos sociales más bajos.

Las familias beneficiadas con el programa han contado con el apoyo de la Alcaldía de cada municipio que les han aportado mano de obra, respaldo para acceder a los terrenos en los que se construyen las casas y los materiales faltantes para la construcción.

 

Las voces de los beneficiarios

Martha Silva y su familia son unos de los primeros beneficiarios que recibieron su casa el pasado 5 de marzo de 2022 en la Vereda Bosigas Norte de Sotaquirá, relata El Colombiano. En video que fue grabado ese día referido por el mismo informativo se le ve con un aspecto rozagante, con sus grandes ojos verdes y sus mejillas rosáceas dando los agradecimientos y expresando lo esperanzador que resulta ser este programa. Allí expresó: «Me siento muy feliz con mi familia, mi padre, mi sobrino, que somos los directos beneficiarios, que gracias a las Fuerzas Militares y Gerdau Diaco ahora tenemos nuestra casita, y que esas armas que hacían mal, que mataban gente, porque eso era lo que hacían, ahora estén convertidas en hierro para casas».

Las armas de la guerra se convierten en hogares
Fuente: El Colombiano (canal de YouTube)

Agrega el mismo diario digital que su padre Juan Inocencio Silva fue el beneficiario principal tras la petición que le hiciera uno de sus hijos a la Alcaldía Municipal para que le construyera una casa a su padre.

Martha describe su casa como una vivienda de diez por siete metros -70 M2– con tres habitaciones, sala, comedor, cocina, un baño, un cuarto de ropas, y un lavadero afuera de la casa. Adicionalmente Diaco aportó todo lo que era de metal –puertas, ventanas- y se demoró seis meses en hacer la entrega.

En sus palabras anotó que la escoria de acero que residualmente quedaba del proceso de producción de la planta se la regalaron para cubrir el piso que era de tierra, residuos que al secarse queda como si fuera cemento, agregando que también con esa escoria se elaboraron ladrillos con los que se hicieron el lavadero y el techo.

El hecho de que padre -que es un adulto mayor que se dedicaba a las labores del campo- sufriera un grave accidente que lo marginó de su actividad, la obligó a dedicarse a su cuidado y dada sus precarias condiciones económicas para asumir esta obligación, tenía que valerse de las ayudas que le prodigaban sus hermanos «para sobrevivir», como ella lo indicó en su momento. Por ello se dedicaba a diversas labores como la cría de gallinas y ovejas para el consumo y vender para obtener ingresos, lo que combinaba con el cuidado de niños y otros adultos, anota el diario.

Fuente: elcolombiano.com

 

Otros usos de las armas recicladas

Refiere Infobae que según el artículo 100 del Decreto 2535 es obligación del Estado eliminar estas armas, por lo que el comando General del Ejército autoriza la destrucción de armas y municiones decomisadas que estén inservibles, en desuso o no puedan ser reconvertidas o utilizadas por la fuerza pública. Antes de destinarse para la construcción de viviendas la gran cantidad de armas que se han venido decomisando también se han destinado para la construcción de monumentos alusivos a la memoria de los efectos del conflicto armado.

En el caso del acuerdo de paz suscrito entre el Estado colombiano y las FARC implicaba que las armas entregadas por esta organización subversiva se convirtieran en tres monumentos para la no repetición. Uno de ellos es Fragmentos, elaborado por la artista Doris Salcedo en el que fueron empleadas 37 toneladas de armamento para construir 1.300 placas de color negro opacado y unos 3 centímetros de espesor con una superficie irregular.

(Izq) Doris Salcedo camina sobre su obra «Fragmentos» (Bogotá, Colombia)
(Der) Monumento «Kusikawsay» ubicado a un costado de la ONU. (New York, Estados Unidos)
Fuente: (Izq) semana.com / (Der) thehumblefabulist.com (Con intervención particular)

El otro monumento es Kusikawsay que está exhibido en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York y se trata de una canoa indígena que sale del suelo como si fuese un proyectil que fue elaborado por el artista colombo-chileno Mario Opazo en el que se usaron siete toneladas de armamento. Y finalmente está la obra que debería estar en La Habana (Cuba), donde se realizaron los acuerdos, pero finalmente no se ubicó allá por las tensiones diplomáticas provocadas por el anterior gobierno.

No solo se trata de una gran idea que apela al sentido común y a la racionalidad con un profundo sentido social, sino que también con un apreciable alcance de sustentabilidad. Convertir armas -que no solo provocan destrucción de vidas humanas sino que también en su producción y comercialización causa un efecto negativo en el medio ambiente-, en un material útil para la construcción de vivienda social mediante el reciclaje, es una labor de dimensiones inconmensurables.

Fuente: es.euronews.com

 


Referencias

canlı maç izle selcuksports deneme bonusu deneme bonusu veren siteler bahis siteleri jojobet