(+57) 601 7041757 * (+57) 314 4714426 [email protected]

 

 

En la entrada anterior hicimos referencia a la Arquitectura Industrial, más centrada en su historia que en sus características y beneficios totales, y con la pretensión de exaltar esa búsqueda ferviente e incesante de sistemas constructivos innovadores, eficientes y rentables, y con el real ánimo de exponer un caso ejemplarizante de lo que en su momento fue considerado el ideal tipo de arquitectura industrializada.

Una de esas modalidades de Arquitectura Industrial es la que se conoce como Construcción Modular, que no necesariamente implica el ensamblaje total de una unidad habitacional, sino más bien un ensamblaje por partes, módulos, piezas o elementos.

Y si bien es cierto que con este sistema se tiende más a la fabricación de unidades habitacionales masivas o en agrupaciones, no menos cierto es que pueden producirse unidades habitacionales individuales e incluso las que se conocen como Viviendas Prefabricadas. Pero y ¿Qué es la Construcción Modular? ¿Qué implicaciones tiene para los diseñadores? ¿Es una alternativa que facilita el acceso a la vivienda?

Fuente: archdaily.co, cortesía Modular Building Institute (MBI)

 

La Construcción Modular y su reedición

Acogiendo lo que sugiere Florian (2024) podemos decir que la Construcción Modular es un sistema industrializado que produce componentes, módulos y elementos listos para ensamblar, fácilmente configurables, económicos y con control de calidad.

Las casas se construyen a partir de módulos prefabricadas en plantas industriales con procesos controlados, y una vez terminados todos los componentes y elementos se transportan a la obra para ser montados sobre los cimientos. La vivienda modular ofrece grandes ventajas en eficiencia y calidad debido a la producción en fábrica, lo que se traduce en tiempos de construcción más rápida, un control de calidad más estricto, y costos e impacto ambiental potencialmente más bajos, anota Gattupalli (2024).

A diferencia de los métodos tradicionales de construcción, la alternativa modular ofrece un grado de flexibilidad, eficiencia y escalabilidad que difícilmente tiene paralelo. Sostiene Gattupalli que la verdadera medida del valor de una residencia modular estriba en su capacidad de replicarse de forma repetida.

Recordemos que hacia mediados del siglo pasado la construcción industrializada alcanzó su apogeo, pero luego la idea fue perdiendo fuerza, no obstante sigue siendo una alternativa atractiva para los arquitectos y diseñadores, y como lo refiere la misma Florian, ante nuevos desarrollos en este campo, se ha dado un renovado interés en el tema a la par que la vivienda modular emerge como una medida efectiva en diversos aspectos, desde viviendas asequibles hasta refugios de emergencia -la razón que llevó a Jean Prouvé a crear su tipo ideal de casa industrializada-, o incluso como plataformas para la colaboración interdisciplinaria, la participación y el diseño colaborativo.

Refuerza esta postura lo que al respecto Gattupalli sugiere cuando afirma que ya no relegada al ámbito de las estructuras temporales o a la vida utilitaria, las viviendas modulares están ganando cada vez más fuerza, en tanto que observa que las casas prefabricadas están revolucionando la industria de la arquitectura con su construcción eficiente, costo predecible y reducido impacto ambiental.

Pero desde otro lado del espectro surge otra razón por la que esta alternativa viene cogiendo mucha fuerza, más allá de un mero ejercicio de diseño, y que tiene que ver con la ineludible respuesta a la solución de viviendas para miles de desplazados y refugiados imbuidos en la crisis humanitaria global provocada por guerras, circunstancias económicas, condiciones de seguridad o el cambio climático, todo lo que al final termina traduciéndose en una crisis habitacional.

Fuente: archdaily.cl, cortesía Autodesk

 

La vivienda modular entre estandarización y personalización

Parafraseando a Gattupalli, sin duda el diseño de la construcción modular tiende a la monotonía, en tanto que la observación común de los desarrollos modulares como réplicas exactas entre sí da lugar a esta percepción, pero a pesar de basarse en componentes estandarizados, su belleza reside en su flexibilidad.

Señala que los diseños innovadores pueden utilizar estos bloques o módulos de construcción para crear una variedad de opciones para plantas, acabados y exteriores, lo que permite a los propietarios personalizar la casa de sus sueños sin sacrificar la velocidad y los beneficios de costos de la construcción modular, en tanto que esta tipología constructiva presenta una apreciable combinación de asequibilidad y adaptabilidad.

De otro lado, los fabricantes pueden aprovechar las economías de escala implementado componentes estandarizados, reduciendo así los costos para los eventuales compradores de las viviendas, más aun por que la naturaleza prefabricada de los módulos permite un proceso de montaje o ensamblaje acelerado.

La potencialidad de esta modalidad constructiva estriba en la posibilidad de adoptar módulos flexibles que se integren perfectamente en diversos contextos manteniendo un carácter distintivo. Tal ha sido su avance impulsado por la necesidad de que las viviendas modulares se vuelvan deseables y buscadas, que ha impulsado a los fabricantes a ofrecer una gama de módulos prediseñados con diferentes diseños, tamaños y funcionalidades. Y como lo apunta la misma Gattupalli, esto permite a los compradores elegir módulos que se adapten a sus necesidades para dormitorios, baños, salas de estar, e incluso componentes como balcones o estudios en el hogar.

Finalmente, la misma anota que si bien la estructura central de los módulos permanece estandarizada, los compradores suelen tener cierto margen de elección en cuanto a sus acabados, accesorios y electrodomésticos, pudiendo personalizar la estética, la funcionalidad interior e incluso la fachada exterior para que coincida con sus preferencias.

Fuente: archdaily.cl, cortesía Holst Architecture

 

Una alternativa de acceso a la vivienda

Bien lo reseña Florían que el atractivo de los sistemas constructivos modulares es multifacético, pero quizás el aspecto más determinante es la eficiencia. Los componentes estandarizados, fabricados en instalaciones industriales reducen el uso de materiales, minimiza los errores y desperdicios, y permiten un control de calidad exhaustivo, lo que reduce tanto el precio como el tiempo requerido sin que se sacrifique la calidad.

De esta manera la construcción modular con su flexibilidad y eficiencia ofrece una alta posibilidad de acceso a la vivienda para todos los estratos socioeconómicos con la oportunidad de contar con un diseño de alta calidad.

Esta modalidad constructiva sin duda se constituye en una alternativa que ofrece viviendas asequibles e incluso para refugios de emergencia, donde las limitaciones presupuestales y los plazos urgentes a menudo definen la viabilidad de los proyectos.

Fuente: archdaily.cl, cortesía Jorge Taboada

 

Solución determinante a la crisis habitacional

Como ya se había insinuado la crisis migratoria causada por diversos factores a lo largo y ancho del planeta, también viene presionando una crisis habitacional sin precedentes. En múltiples lugares del planeta vemos casi que inermes sin número de campos de refugiados en las que moran gran cantidad de desplazados en carpas o tiendas de campaña que se erigen supuestamente con vocación temporal. Más sin embargo muchos refugiados pasan años y décadas viviendo en dichos campos, en situaciones que no ofrecen todas las garantías esenciales para una existencia digna en condición de desplazados.

Acogiendo lo que plantea Wormald (2024) frente a esta situación calamitosa, el menor costo y la mayor velocidad de la construcción modular coadyuvan a una solución ideal para las demandas restrictivas de la ayuda arquitectónica de respuesta rápida en aquellos lugares y ciudades que asumen la asistencia humanitaria a estas poblaciones en condición de vulnerabilidad, lo que demanda la construcción de viviendas que deben diseñarse y construirse en cuestión de días.

La otra ventaja de estas construcciones modulares es que pueden ser fácilmente reciclables para renovar el inventario de nuevos módulos y componentes, o para ser reutilizados en otros lugares donde se requieran.

Como corolario, es dado concluir que la Construcción Modular se erige con fuerza, en una segunda ola de repunte, como una alternativa que además de retar el ingenio diseñador de los arquitectos, indefectiblemente se convierte en una alternativa para la provisión de viviendas asequibles a sectores más vulnerables por sus bajos costos y menores tiempos de construcción, y más aún por su flexibilidad, la que ofrece la posibilidad de que las construcciones finales sean personalizadas conforme a las expectativas y deseos de los potenciales usuarios.

Fuente: archdaily.cl, cortesía OMA

 


Referencias