(+57) 601 7041757 * (+57) 314 4714426 [email protected]
Fuente: Freepik con intervención particular
Las intervenciones terapéuticas también se obligan para los edificios, cuando enferman.

 

Al igual que las personas los edificios también se enferman. Y aunque vemos construcciones milenarias incólumes que pareciera que no les doliera ni una base o no se les quiebra ni una placa o ladrillo, tarde que temprano, con el paso del tiempo, les acosarán dolencias que han de ser objeto del estudio patológico arquitectónico. Las «enfermedades» de las construcciones definitivamente no pueden ser imprevisibles y eludidas, y por lo general se manifiestan en una lesión o deterioro sufrido por algún elemento material o estructura, o también pueden ser fallas o problemas que van apareciendo en los edificios y viviendas a lo largo del tiempo, y pueden ser tan diversas como sus causas. Sin lugar a dudas se trata de un fenómeno muy frecuente en las construcciones.

Si es inevitable que los edificios se enfermen, entonces ¿existe una patología de las construcciones? ¿Qué es y que implica la patología de las construcciones? ¿Cuál es el estado del arte? ¿Cuáles son los tipos y patologías más frecuentes en las construcciones?

 


Fuente: dryko.com.br

 

Patología de la Construcción

Hablar de «patología en la construcción» es comparable con los términos utilizados en la medicina, a tal punto que puede hacerse referencia a diagnóstico, terapéutica, prevención y tratamiento -intervención, mantenimiento-. Según la Constructora Jáuregui (2016), no obstante que el término patología inicialmente se utilizó en la ciencia médica, desde hace ya varias décadas se ha incorporado en la construcción, y significa «estudio de una lesión».

 

Definición

Etimológicamente el término proviene de las raíces griegas pathos y logos, y podría definirse genéricamente como «el estudio de las enfermedades».

En el campo de la construcción hoy es toda una rama de la arquitectura y puede definirse la Patología de la Construcción como «la ciencia que estudia los problemas constructivos que aparecen en los edificios -o en parte de él- después de su ejecución» como lo reseña Constructora Jáuregui (2016). Para la Enciclopedia Broto de Patologías de la Construcción (2012) por extensión la patología constructiva de la edificación es «la ciencia que estudia los problemas constructivos, su proceso y sus soluciones».

 

Patología preventiva

Según la misma enciclopedia la patología consiste en considerar la funcionalidad constructiva de los elementos y unidades que componen un edificio, su durabilidad e integridad. Esto implica una serie de medidas de diseño constructivo, de selección de material, mantenimiento y uso, así como una definición de las distintas actuaciones posibles.

Complementa que a partir de ahí el arquitecto podrá decidir entre las medidas más apropiadas para neutralizar el proceso patológico y poder llevar a cabo la reparación.

 

Proceso patológico

Conocer un problema constructivo demanda abordar el conjunto de aspectos que conforman el proceso patológico que implica su origen, sus causas, sus efectos, su evolución, sus síntomas y su estado. Asumir su abordaje impone un método secuencial que puede darse en tres etapas distintas pero complementarias: origen, evolución y resultado final.

Según la enciclopedia ya referida, lo recomendable es que esta secuencia se agote en sentido inverso, vale decir, iniciar por observar el resultado de la lesión -manifestación y efectos- , luego el síntoma, para, siguiendo la evolución de la misma, llegar a su origen: la causa.

Desarrollar el estudio del proceso patológico con el método indicado permitirá perfilar tanto la estrategia de reparación -intervención- como definir la hipótesis de prevención.

 


 Fuente: www.youtube.com/watch?v=_FGrA0i8nTU

 

Estado del arte

Acogiendo lo que sugiere la Constructora Jáuregui, la Ciencia de la Patología de la Construcción -diagnóstico y reparación de edificaciones- no es algo nuevo. Se remonta a tiempos lejanos y nace a la par de las construcciones. Un ejemplo de esto se encuentra en la antigua Babilonia del año 1700 a.c. El Rey Hammurabi creó el primer reglamento de edificación, del que uno de sus artículos especificaba que «si por causas atribuibles al constructor, fallecía el propietario de una vivienda, se debía dar muerte al constructor». Esto no solo demuestra que desde tiempos remotos ya había una postura de la prevención constructiva, sino que también, no estaba ausente la mala praxis.

Sin embargo, las fallas y daños en las edificaciones se han ido incrementando con el pasar de los años, lamentablemente, tanto en cantidad como en importancia. Ejemplos de mala praxis con resultados catastróficos es el conocido del edificio Málaga en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, el del Complejo Residencial Space de Medellín o el Champlain Towers South de Miami, Florida.

 


Fuente: hjauregui.com

 

Esta rama disciplinar ha avanzado determinantemente no obstante los casos catastróficos antes referidos que no dejan de ser una pequeña muestra de múltiples ejemplos de malas prácticas constructivas y de mantenimiento. Pero una evidencia de estos avances es precisamente la edición de la Enciclopedia Broto de Patologías de la Construcción antes referida.

En Colombia, la Universidad Santo Tomás de Bogotá ya tiene establecido un programa académico de Especialización en Patología de la Construcción que impulsó la convocatoria y realización del Seminario Internacional de Patología de la Construcción denominado «Diagnóstico e Intervención: estrategias y metodologías», celebrado el reciente 17 de noviembre. El objetivo del seminario fue aportar a los procesos de formación académica desde tres ejes principales: patrimonio, diagnóstico e intervención.

El profesor de esta universidad Julián Cardozo (2022), destacó y justificó la celebración del seminario al expresar que «Las diferentes situaciones relacionadas con fallas en el desarrollo de obras y construcciones como Chirajara o la del Edificio Space, han hecho que el estudio de las enfermedades de la construcción sea un tema cada vez más importante…».

 

Enfermedades típicas de las construcciones y sus causas

La diversidad de enfermedades en las construcciones puede agruparse en clases o tipologías de acuerdo a diferentes criterios. Las afectaciones en las construcciones más frecuentes se dan por cuatro factores fundamentales: errores de diseño, mala ejecución de la obra, falla en los materiales, y ausencia de mantenimiento o un mantenimiento mal ejecutado.

 

Clasificación de enfermedades constructivas

Se ha podido establecer que las fallas o enfermedades constructivas pueden ser de tres tipos:

  • Físico: Son causados por la acumulación de suciedad, por acción de la humedad, la erosión, filtraciones, condensaciones, entre otras.
  • Mecánico: Son causadas por esfuerzos mecánicos y se visualiza en forma de fisuras, grietas, deformaciones, descascaramientos, evidentes en varios componentes de la construcción.
  • Químico: Son los que se presentan producto de los procesos químicos de los componentes de los materiales tales como oxidación, eflorescencias -generación de cristales- y organismos vegetales.

 

Fallas o enfermedades más comunes en las construcciones

Cuarteo superficial, microfisuras, fisuras y grietas

Las microfisuras tienden a ser imperceptibles y no llegan a afectar el revoque y se solucionan simplemente con pintura. Las fisuras solo afectan a la superficie de los materiales y suelen presentarse ramificadas en los revoques y cielo rasos y aparecen por causa de la dilatación de los materiales al estar expuestos a diferentes temperaturas, y se solucionan rápidamente cubriéndolas con algún tipo de masilla plástica.

En cambio las grietas son roturas relevantes en los muros con espesores mayores a dos milímetros, pasan de lado a lado de los mismos y generalmente son provocadas por fallas estructurales. En algunos casos se pueden corregir y en otros se recomienda demoler la zona afectada ya que ponen en riesgo a las personas que la habitan o a las que transitan por el lugar. A los efectos de subsanar las fisuras y grietas es necesaria la reconsolidación de las fundiciones mediante un recalce de bases para lo que se recomienda la utilización de micropilotes de inyección que trabajarán en el exterior refundando las zapatas corridas por debajo.

Deterioro de la estructura de hormigón armado

Con el paso de los años las estructuras como las columnas, lozas y vigas van presentando fisuras por las que se filtra la humedad provocando que los hierros en su interior se oxiden y se expandan, lo que a su vez genera el desprendimiento de parte de la estructura que la recubre. Si este problema no es atendido rápidamente puede conducir al colapso de la misma. Para solucionarlo se procede a recubrir los hierros con productos especiales y recubrir las caras afectadas por desprendimientos. Si bien esto no hace que el problema se reverse si impide que continúe o se profundice.

 

Humedad en paredes, pisos y techos

Este es uno de los problemas más frecuentes en la construcción. Las fuentes de la humedad pueden provenir de diversos lugares: De un lado se tienen las filtraciones por fallas de la capa aisladora horizontal permitiendo el ascenso de la humedad del terreno por las paredes por capilaridad y se hace evidente en los muros al aparecer hongos y salitre. Este problema afecta principalmente a los muros pero en algunos casos también afecta a los pisos provocando en levantamiento de los cerámicos perdiendo adherencia al dilatarse el hormigón del solado. El restablecimiento de la ilación hidrófuga horizontal implica que en primer lugar se deben retirar las placas de revestimiento afectadas tanto en muros como en solados. Luego deberá materializarse un mortero de cemento impermeable que para su mejor funcionamiento debe fundirse sobre una carpeta de 20 milímetros de espesor.

En otros casos la humedad filtrada proviene de los techos y esto generalmente se debe a la falla de apretadas, canaletas o una cubierta con fisuras. En este caso se recomienda estudiar el origen del mismo para poder determinar la solución más práctica, efectiva y económica para poner fin a la filtración.

En conclusión, una nueva rama disciplinar de la arquitectura viene consolidándose como una especie científica que desde la antigüedad ya había establecido un código, y que con la evolución hoy ya cuenta con un método de carácter científico. Cada vez más se convierte en objeto de estudio en las academias y escuelas de arquitectura. La patología de la construcción entonces es ese ámbito de estudio y praxis que tiene como finalidad prevenir, diagnosticar y curar de manera sistemática las enfermedades que sufren las construcciones originadas en diversas causas -diseño, estructurales, materiales, mantenimiento-, en la perspectiva de evitar la profundización del deterioro de las construcciones y la ocurrencia de catástrofes humanas.

 


Fuente: sites.google.com

 

 

Referencias

*     *     *

canlı maç izle selcuksports deneme bonusu deneme bonusu veren siteler bahis siteleri jojobet