(+57) 601 7041757 * (+57) 314 4714426 [email protected]
Fuente: Freepik
Las construcciones sustentables se imponen hoy en virtud de las circunstancias derivadas del cambio climático

Para el mundo es bien conocido que las emisiones de efecto invernadero (GEI) están poniendo en entredicho la existencia de todo orden en el planeta tierra. El efecto es el cambio climático que está causando modificaciones determinantes en las condiciones geo-climáticas que cada vez más se expresan en desastres naturales y deterioro de ecosistemas biológicos que prenden alarmas para la humanidad si no se hace algo para detener dicho cambio.

El protocolo de Kioto -que entró en vigencia en el 2005- estableció por primera vez metas y plazos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero contaminantes del medio ambiente. Para las naciones industrializadas se impuso la meta de reducir al menos un 5% de las emisiones por debajo de las emisiones de 1990 durante el periodo 2008-2012, conocido como el primer periodo. La enmienda de Doha de 2012 incrementó la meta hasta un 18% de reducción de emisiones con respecto a las de 1990 para los países industrializados correspondiente al período 2013-2020, conocido como el segundo período.

Presentación interactiva sobre el Protocolode Kioto, por Verónica Rosero Álvarez

Fuente: https://prezi.com/9omamswlfypw/protocolo-kioto/

Patricia Espinosa -Secretaria Ejecutiva de la ONU Cambio Climático- reportó los resultados de una evaluación aplicado a 37 países que acordaron objetivos de reducción de emisiones en el marco de la enmienda de Doha en el período 1990-2018, el cual indica que las emisiones totales agregadas de GEI en 2018 fueron en un 25,3% inferiores a las de 1990. Más sin embargo la misma alerta que «la actual trayectoria de emisiones mundiales resultaría en aumento de las temperaturas medias mundiales de 3ºC o más. Esto sería significativamente más alto que los límites de temperatura de menos de 2ºC y tan cerca de 1,5ºC, como sea posible, como figura en el acuerdo de París» (Naciones Unidas, 2020).

Pero frente a este panorama ¿qué tiene que ver la industria de la construcción? Como afirma Dejtiar «la industria de la construcción se encuentra entre una de las mayores productoras de CO2» (Dejtiar, 2022). Anota que esta industria es responsable de «casi el 40% de las emisiones de dióxido de carbono del mundo, de los cuales el 11% surgen de la fabricación de materiales de construcción como el acero, el cemento y el vidrio».

Fábricas de acero, vidrio y cemento respectivamente



Fuente: varias (licencia libre)

No obstante advierte que si bien mucho se ha avanzado en la tecnología y los procesos de diseño y construcción, todavía queda un largo camino por recorrer en la perspectiva de reducir al mínimo o a cero las emisiones de gases efecto invernadero en el desarrollo de los proyectos de construcción de viviendas, urbanos y de infraestructura. 

De otro lado ha podido establecerse que los sistemas que conforman el hábitat, específicamente las edificaciones o construcciones destinadas a la vivienda humana, es decir el sector de las edificaciones es responsable de aproximadamente el 30% del consumo global de energía y sus respectivas emisiones de GEI.

Según el Consejo Colombiano de Construcción Sostenible y otros, en Colombia la construcción consume el 60% de los materiales extraídos de la tierra; anualmente usa 21 millones 192 mil toneladas de materiales que equivalen a 42 millones de gigajulios de energía, emisiones de carbono por más de 4 millones de toneladas de dióxido de carbono y genera más  de 22 millones de toneladas en residuos y demoliciones (Flores De Champs , 2020).

Pero frente a este panorama de indicadores no muy favorables, sin espera, el planeta demanda una alternativa que contribuya a revertir la tendencia. Ya hoy existe un organismo global como el Consejo Mundial de Construcción Sostenible (World Green Building Council, WGDC) que ha lanzado el programa Neto Cero Carbono -NCC- que representa una gran oportunidad para ampliar los propósitos y compromisos en cuanto a eficiencia energética en las edificaciones en el mundo. 

Logo de World Green Building Council ( WorldGBC )

Fuente: www.worldgbc.org

En su informe de noviembre de 2018, según reporte publicado por Dodge Data & Analytics «El mercado internacional de proyectos de construcción sostenible ha incrementado significativamente en los 10 últimos años y la demanda de edificaciones sostenibles presenta una tendencia de crecimiento para los próximos 3 años» (Consejo Mundial de Construcción Sostenible, 2018). Este informe de tendencias globales de construcción sostenible indica un aumento en el porcentaje de encuestados de la industria que esperan hacer la mayoría -más del 60%- de sus proyectos sostenibles para pasar del 27% en 2018 a casi el doble -47%- para 2021.

El informe reporta el crecimiento del movimiento de la construcción sostenible en el mundo que va acompasado con el continuo cambio de sus modelos hacia productos y prácticas más sostenibles por parte de las empresas. Derivado de ello los beneficios comerciales no se han hecho esperar, dado que se ha logrado un 8% de ahorro de los costos operativos en el primer año y un aumento en la valorización de los activos inmobiliarios del 7%.

La iniciativa NCC debe ser la ruta a seguir por la industria de la construcción en el mundo y debe ser incorporada a plenitud en Colombia. Las edificaciones NCC «son aquellas altamente eficientes energéticamente que se abastecen por medio de generación renovable en sitio, generación renovable fuera de sitio o a través de compensaciones, lo cual les permite tener un balance anual de operación de emisiones de carbono neutro» (Parra, 2019)

Sarah Arboleda, líder del programa BEA (Building Efficiency Accelerator) del Consejo Colombiano de Construcción Sostenible considera que esta iniciativa tiene dos objetivos a mediano y largo plazo:

  • Lograr que todas las edificaciones nuevas del mundo sean NCC a 2030.
  • Que todas las edificaciones existentes sean NCC a 2050 (Arboleda, 2019).
Edificaciones sostenibles

Fuente: https://www.eluniversal.com.co/

Según Arboleda, para lograr el cumplimiento de las metas mencionadas el WGBC estableció cuatro principios fundamentales a seguir:

  • La unidad de medida es el carbono.
  • La demanda de energía por las edificaciones debe ser reducida, por lo cual es importante lograr eficiencia energética profunda y de manera masiva en todas las edificaciones. En este sentido, el Programa BEA representa un paso fundamental a través del cual se prepara el terreno de política pública para construir con mayores expectativas.
  • Para lograr el balance energético se establece el siguiente orden jerárquico: i. Generación energética en el sitio. ii. Generación energética fuera del sitio y iii. Compensaciones.
  • Transparencia en la operación y en el cumplimiento del balance neto cero, y promoción del mejoramiento continuo en el sector de las edificaciones.

Así mismo, el WGBC determinó que el desarrollo exitoso de esta iniciativa será posible solo si se integran saberes y decisiones entre el sector público, empresarial y Organizaciones no Gubernamentales -ONG’s- desempeñando roles propios de su naturaleza a saber:

Empresas:

  • Invertir, construir y remodelar únicamente en proyectos que acojan tecnología NCC y sus metas para el 2030 o 2050, según sea el caso.
  • Revelar a 2030 todas las emisiones de carbono relacionadas con los activos de la empresa.

 

Gobiernos Nacionales y Subnacionales:

  • Formular e implementar políticas y regulaciones para que todas las edificaciones nuevas cumplan los estándares NCC más la implementación de planes de acción, estrategias e incentivos para cumplir estos estándares.
  • Establecer como meta para 2030 ocupar únicamente edificaciones que sean NCC.
  • Colaborar con actores relevantes, incluyendo empresarios y ONG’s, para identificar y superar barreras que puedan interponerse a esta iniciativa.

 

ONG’s:  

  • Desarrollar un programa de certificación para edificaciones NCC.
  • Apoyar a los gobiernos a crear mapas de ruta, incentivos, sistemas de seguimiento para la pronta implementación de normas NCC.
  • Educar y capacitar empresas y al público en general sobre la importancia de las construcciones NCC, lo cual incluye beneficios de negocio, viabilidad y desarrollo de capacidades.

En fin, si bien la naturaleza nos está dando campanazos de alerta frente al deterioro del medio ambiente global derivado de la contaminación provocada por la emisión de gases de efecto invernadero, también es cierto que luces de esperanza se ciernen sobre la humanidad.

Iniciativas como ésta que lidera el Consejo Mundial de Construcción Sostenible y su capítulo colombiano, es una alternativa y una ruta para lograr edificaciones y construcciones de todo orden que no solo aseguren un hábitat con calidad humana si no que a su vez para emprender acciones que conduzcan a nuevos paradigmas arquitectónicos y de ingeniería que le apunten de manera indeclinable a la conservación y protección del medio ambiente.

Referencias

*     *     *

canlı maç izle selcuksports deneme bonusu deneme bonusu veren siteler bahis siteleri jojobet