(+57) 601 7041757 * (+57) 314 4714426 [email protected]

 

La arquitectura basada en datos es una realidad que se impone en el planeta.

 

La arquitectura es una de las disciplinas que más se ha adaptado a los cambios que provocan los avances de las tecnologías digitales como las Big Data, así sea que en algunos lugares el proceso se dé más lento y menos intenso. Tanto así, como lo reseña el portal noticias.arq.com.mx (2023), que «Hoy, cada vez más arquitectos diseñan edificios para servidores y grandes almacenes de datos para empresas» (arq.com.mx, 2023).

Más sin embargo esta no es la única forma como este tipo de avances digitales tocan a la arquitectura, en tanto que con acceso a más datos los arquitectos pueden obtener información más precisa que les ayuden a diseñar edificios más seguros, eficientes y únicos.

Y como lo sostiene Tovar (2023), si bien los factores culturales, sociales e incluso religiosos pueden influir en el diseño arquitectónico, los factores cuantitativos son especialmente relevantes a la hora de tomar decisiones en las etapas iniciales del proceso creativo, durante la construcción y a lo largo del ciclo de vida de un edificio (Tovar, 2023).

Pero quizás, la cada vez más creciente tendencia de la arquitectura por acudir a la arquitectura de datos, es presionada por el cualitativo y cuantitativo cambio en el comportamiento y posturas de los clientes frente a lo que será su patrimonio inmobiliario y urbanístico, lo que los lleva a ser más exigentes ante los arquitectos y las constructoras. En efecto, los clientes comienzan a pedirles a los arquitectos que «entreguen algo más que solo conjunto de dibujos», anota el mismo portal.

Pero ¿Qué es el Big Data y como ayuda a la disciplina a hacer una mejor arquitectura?

 

La Arquitectura Big Data

Según el mismo portal, una Arquitectura Big Data se define como un sistema de tratamiento de datos creado para tomar inputs de diferentes fuentes y con distintos formatos, analizarlos y convertirlos en conclusiones relevantes para el destinatario, de tal manera que le ayuden a predecir escenarios o determinar qué acción llevar a cabo en una situación dada.

Fundamentalmente se basa tanto en el almacenamiento como en el procesamiento distribuido de los datos, lo que las hace más seguras que los sistemas tradicionales centralizados ante eventuales fallas, habida cuenta que facilitan, con celeridad, la localización y aislamiento del nodo problemático sin comprometer el funcionamiento del resto. Y Agrega el mismo, que esto reduce la latencia en las conexiones, acortando los tiempos de respuesta a las solicitudes de información.

Pero quizás una de sus mayores atributos respecto de las metodologías tradicionales es su escalabilidad, al ser sistemas adaptativos que están preparados para asumir la entrada continua de datos y para ser extrapolados a ámbitos muy diversos.

En la actualidad hay en el mundo dos arquitecturas de tratamiento de datos imperantes, a saber, Lambda y Kappa. La primera se patentizó en 2011 por Nathan Marzo en su artículo How to beat the CAP theoremen, en el que se establecieron los principios que la rigen, y la segunda surgió en 2014, gracias a Jay Kreps a partir de la reflexión que hiciera pública y que fue titulada Questioning the Lambda Architecture.

 

Las Big Data en la Arquitectura

A decir del portal arq.com.mx, el Big Data esta cambiando a la arquitectura de tres maneras:

A partir de modelos BIM, por lo que se están estudiando los que son ricos en datos que usan las empresas para documentar proyectos como una forma de suministrar información para aplicaciones posteriores, como la administración de instalaciones. Dado la madurez que ha ido adquiriendo BIM, hay una creciente expectativa por que los arquitectos produzcan conjuntos de datos como la Hoja de Cálculo COBie, que es esencialmente una lista de activos de construcción como sillas y sistemas HAVC, que el propietario puede usar para administrar la instalación. Apunta el mismo portal que para los arquitectos, esto significa que sus datos deben ser tan rigurosos como sus dibujos.

Edificios inteligentes, es la otra tendencia que muestra a los propietarios interesados en los datos generados por los edificios, por lo que ya es una realidad que todo, desde refrigeradores hasta hornos, se están conectando a internet para transmitir información. Dicha información permite a los propietarios de edificios medir y mejorar cualitativamente el rendimiento de sus edificaciones. Como lo refiere el mismo portal, bien lo dijo premonitoriamente Rem Koolhaas «Cada elemento arquitectónico está a punto de asociarse con tecnologías basadas en datos».

El cambio de procesos, es el otro aspecto en el que el Big Data está impactando a la arquitectura, en tanto que la abundancia de datos puede dar lugar a grandes depósitos de ellos y a hojas de cálculo COBie, pero los mayores cambios se advierten en los métodos y procedimiento del trabajo arquitectónico. Anota el portal que un ejemplo es que el uso de BIM para diseñar y documentar un edificio ha requerido un conjunto completamente nuevo de procesos comerciales.

De esta manera el edificio puede ser visualmente similar a lo que se habría diseñado en el pasado, pero todo, tras el telón, desde la redacción del contrato, hasta la capacitación del personal debe, ser repensado. También los arquitectos tienen mayor acceso a datos que pueden ayudarles a elegir los mejores materiales y diseños para los edificios.

 

Algunas Herramientas y Plataformas de Big Data

Tovar considera que hoy en día, los avances tecnológicos como la Inteligencia Artificial (IA) y el aprendizaje automático han transformado la arquitectura al proporcionarle herramientas de diseño generativo, al igual que nuevas forma de recolectar, transformar e interpretar información, incluyendo simulaciones para generar escenarios de prueba y hacer comparaciones entre ellos.

Si bien, los iniciales y principales desarrollos se han centrado en herramientas y plataformas que apoyan las fases de planeación y diseño de proyectos tanto inmobiliarios como urbanísticos, no menos cierto es que desde hace algunos años ya se vienen lanzando desarrollos tecnológicos con base en Big Data que apoyan de manera efectiva el proceso de administración en la ejecución de los proyectos constructivos.

Digital Blue Foam

Es una herramienta basada en la web para la creación rápida de prototipos urbanos, que funciona ingiriendo datos de múltiples fuentes abiertas y propietarias. Permite a los equipos de diseño y organizaciones generar escenarios urbanos y comparar la calidad de diferentes ubicaciones, mediante su tecnología principal que funciona con inteligencia artificial, vale decir el Motor DBF.

Fuente: archdaily.co

Sefaira

Es una herramienta para análisis de etapas iniciales, con el objetivo de mejorar el rendimiento de los edificios. La aplicación ofrece simulaciones reveladoras en la fase diseño conceptual, incluyendo dimensionamiento de HAVC de sistemas de climatización, iluminación natural, confort térmico, consumo energético y emisiones de carbono, al mismo tiempo que mide el impacto potencial de los sistemas renovables.

Fuente: archdaily.co

Al modelar geometrías simples en SketchUp, los usuarios pueden realizar análisis para comparar masas, diseño y opciones de envolvente preseleccionando los conceptos adecuados, reseña Tovar.

Fuente: archdaily.co

Spaceflow

Es una aplicación móvil para inquilinos y un panel de administración para propietarios, diseñada para gestionar funciones inteligentes de los edificios, reservas de espacios, mantenimiento, comunicaciones, actividades comunitarias, y otras, todo integrado en una solo plataforma. Reseña Tovar que el objetivo de Spaceflow es «transformar la forma en la que los usuarios interactúan con los edificios en los que viven y trabajan».

Agrega que su aplicación se destina a edificios comerciales y residenciales para atraer y retener usuarios, recopilando información vital sobre las expectativas, preferencias y experiencias de los usuarios, optimizando los recursos, agilizando operaciones repetitivas que consumen tiempo y creando una comunidad.

Fuente: archdaily.co

Pues bien, sin duda la Big Data es uno de los tantos avances tecnológicos modernos en la era de la información y el conocimiento, que rápidamente ha permeado los diversos quehaceres de la humanidad. Pero la arquitectura y la actividad de la construcción no se han quedado al margen de este avance, con lo que ha venido potenciando su capacidad para realizar procesos de planeación-diseño al igual que los de la ejecución material de los proyectos constructivos, para bien de las edificaciones, las expectativas de usuarios y del equilibrio ambiental.

Fuente: datahack.es

 


Referencias

canlı maç izle selcuksports deneme bonusu deneme bonusu veren siteler bahis siteleri jojobet