(+57) 601 7041757 * (+57) 314 4714426 [email protected]

 

Osadías constructivas que parecen traspasar todos los límites.

 

La historia de la arquitectura, la ingeniería y la construcción también está marcada por una carrera que pareciese desenfrenada en post de lograr el rascacielos más alto del planeta y como un desafío para establecer en cada etapa o set, un nuevo récord mundial. Sin duda el hombre siempre ha pretendido erigir construcciones monumentales tanto por su decoración como por su altura.

Desde el antiguo Egipto con las pirámides de Guiza con 146,62 m., pasando por sin número de catedrales y templos medievales con sus conocidas agujas terminales o por las renacentistas de estilo gótico que alcanzaron hasta 157,38 m. como la Catedral de Colonia que en su época fue superada por el Obelisco dedicado al primer presidente de EEUU con sus 169 m., hasta llegar a la ya moderna Torre Eiffel con sus 300 m. que hasta su culminación en 1930 era la más alta construcción del planeta.

A partir del establecimiento de esta majestuosa joya parisina ya en la época moderna inicio la carrera para construir el edificio más alto del mundo, en la que la ciudad de Nueva York tomo la partida adelante. Revisemos rápidamente el palmarés de las edificaciones más icónicas ya construidas y de algunas de las que se proyectan para el inmediato futuro.

Pirámides de Egipto (El Cairo, Egipto)
Fuente: larazon.es – Cortesía The Digital Artistpixabay
 Catedral de Lincoln (Lincoln, Inglaterra)
Fuente: larazon.es – Cortesía Memory Catcherpixabay
Catedral de Colonia (Colonia, Alemania)
Fuente: neue-semljaki.de
Obelisco dedicado a George Washington (Washington, Estados Unidos)
Fuente: inversa.com.co
Torre Eiffel (París, Francia)
Fuente: fr.sputniknews.africa

 

Rascacielos Actuales

En el mismo año que se concluyó la torre Eiffel, Nueva York comenzó a perfilarse como la ciudad campeona en rascacielos con su Edificio Chrysler que se basó en una arquitectura del más puro Arte Deco decorado con águilas, cubiertas de radiadores y tapa cubos inspirados en los modelos de automóviles Chrysler, lo que lo convirtió en un edificio con un estilo único, alcanzando los 319,5 m. de altura y con 77 pisos, según el portal es.wikiarquitectura.com (2023).

Edificio Chrysler (Nueva York, Estados Unidos)
Fuente: pexels.com – Cortesía de Patrick Guadagnino

Pero en 1972, un año después, este edificio fue destronado por el asombroso e imponente Empire State también de Nueva York, el edificio más alto hasta la fecha con el que se considera inició realmente la era de los rascacielos. Con una altura de 381 m. dejó definitivamente atrás la romántica época de las pirámides y catedrales, anota Masoliver (2020).

Un edificio que se construyó con el sistema muro-cortina y su diseño se modificó 15 veces con el único fin de superar al edificio Chrysler. Su secreto constructivo radica en sus largas columnas que se unen sólidamente a los cimientos y se extienden hacia el cielo sin interrupción ni añadidos. A este esqueleto de acero se adosan paneles de cristal y piedra caliza, siendo la forma de lápiz que se le dio por parte de los arquitectos que lo diseñaron y construyeron para que los espectadores lo llamaran «Edificio Delgado», apunta Sabin (2023).

Edificio Empire State (Nueva York, Estados Unidos)
Fuente: pexels.com – Cortesía de Frederik Sørensen

Pero muy pronto, en 1973, su reinado sería abatido por el emblemático centro mundial financiero y neoyorquino World Trade Center, también conocido como las Torres Gemelas que sucumbieron ante el atentado del 11 de Septiembre, superando a su predecesor por 36 m. alcanzando una altura de 417 m., siendo la primera edificación que superaba la barrera de los 400 m.. Según Sabin el secreto de esta monumental construcción es el diseño del «tubo perimetral» en tanto que todo el soporte estructural de la edificación se encuentra en el perímetro y el núcleo de las torres, diseño que permitió disponer de amplios espacios y oficinas sin las molestas columnas como ocurría con sus antecesores.

Las Torres Gemelas. (Nueva York, Estados Unidos. 1973 – 2001)
Fuente: freeimages.com – Cortesía de MrGoose

Durante dos años y cuatro meses las Torres Gemelas lograron mantenerse como las reinas de los rascacielos hasta que la Sears Tower de Chicago las destronó por 30 m., alcanzando una altura de 442 m., logrando ser el rey de los rascacielos por dos décadas, todo un record en los tiempos que corren, anota Masoliver. Esta torre está formada por nueve edificios tubulares que se unen para formar un solo edificio, que bajo el principio de «la unión hace la fuerza», se dispuso para contrarrestar la presión que ejerce la fuerza lateral del principal villano que la amenaza, el viento, estrategia que minimiza las posibilidades de balanceo del edificio.

Willis Tower, antes Sears Tower (Chicago, Estados Unidos)
Fuente: pexels.com – cortesía de Trace Hudson

Pasados 25 años del reinado de esta torre, el campo de competencia se trasladó a otra latitud y los países asiáticos tomaron el relevo, en tanto que en la ciudad de Kuala Lumpur, capital de Indonesia, en el año de 1998 se levantaron las majestuosas Torres Gemelas de Petrona que alcanzaron una altura de 451,9 m., con lo que EEUU perdió su dominio en la producción de los rascacielos más altos. Según Mengual (2023) son dos torres de 88 pisos de hormigón armado y vidrio unidas por una pasarela de doble altura entre los pisos 41 y 42 llamada skybridge,las que evocan motivos de la cultura islámica.

Torres Petronas (Kuala Lumpur, Malasia)
Fuente: pexels.com – cortesía de Irfan Rahat

Y siguiendo el balón en el campo asiático, tras los cinco años de reinado de estas torres como las más altas, en Taiwán se levantó el monumental Rascacielos Taipéi 101 de 510 m., destronando a las gemelas Petronas, para entrar a reinar por seis años. Se caracteriza por la inclinación de sus columnas principales con las que a partir de ellas se habilita en adelante la forma pagada tradicional con columnas rectas, y no menos sorprendente es el Amortiguador de Masa Sintonizada que está en la parte superior del edificio, una enorme esfera suspendida como un péndulo que tiene la función de amortiguar considerablemente las oscilaciones de la estructura que se producen con el viento. Masoliver destaca sus ascensores que alcanza una velocidad de 60 km/h y se desplazan desde el quinto hasta el octogésimo noveno piso en tan solo 37 segundos.

Rascacielos Taipéi 101 (Taipéi, Taiwán)
Fuente: pexels.com – cortesía de Timo Volz

Y finalmente el balón se trasladó del lejano al medio oriente a Dubái, la ciudad que en 2010 impresionó al mundo al levantar el Burj Khalifa, actualmente el rascacielos más alto del mundo con la desproporcionada altura de 828 m., destronando al Taipéi 101 taiwanés.

Una constante observada en la línea sucesiva de edificaciones cada vez más altas es la necesidad de realizar bases más anchas, y ante ello su diseñador, Bill Baker, se encontró en la encrucijada de asegurar adecuada iluminación a las unidades interiores que se ubicarán en las plantas de esa base. Para salvar el impase Baker aportó una solución interesante e inteligente: la forma de la flor Lirio de Dubái, apunta Sabin.


Diseño estructural de la base del Burj Khalifa
Fuente: co.pinterest.com

De esta manera la base de este monstruo de construcción quedó como se observa en la ilustración, en la que la pequeña porción interior con menor iluminación se aprovechó para instalar los ascensores. La base terminó dándole la forma a la edificación compuesta por tres torres fundidas con una forma de trébol.

El Burj Khalifa (Dubái, Emiratos Árabes Unidos)
Fuente: boonedam.com

En construcción se encuentra el monumental edificio que desplazará de su privilegiado lugar al Burj Khalifa. Se trata de la Torre Jeddah que se erige en Arabia Saudí y será el edificio más alto del mundo con más de un kilómetro de altura, superando en 180 mts al Burj Khalifa.

Su estructura, al igual que su predecesor, se basa en el tipo de Núcleo Contrafuerte, consistente en tres alas que flanquean un núcleo central hexagonal ajustado de hormigón de alto rendimiento, reseña Sabin. Las tres alas situadas en forma de «Y» permiten a la edificación soportar las cargas del viento.

Pues bien, nos encontramos ante una estela de edificaciones monumentales, por no decir monstruosas, que se han atrevido a desafiar no solo las alturas, las leyes de la física, sino que también las impredecibles fuerzas de la naturaleza, representando actos de osadía extrema.

Recreación digital de cómo lucirá la Jeddah Tower (Yeda, Arabia Saudí)
Fuente: urukia.com

 


Referencias