(+57) 601 7041757 * (+57) 314 4714426 [email protected]
Hogeweyk, también conocido como «Villa Demencia» (Ámsterdam, Holanda)
Fuente: @Pedro_Torrijos (Twitter)
La sensibilidad humana encuentra sus límites en la ausencia de sentido común.

La vida de una persona de la tercera edad que además padece ‘demencia senil’ no ha de ser nada llevadera si finalmente termina conminado a cuatro paredes, a una cama y sometido a un horario invariable de suministro de medicamentos. La persona que padece esta enfermedad se altera, se preocupa, enoja fácilmente actúa deprimida o tiene poco interés en las cosas. Esconde cosas o suponen que otras personas esconden las suyas e imaginan cosas que no son reales o que no están ahí, anota Nía.  La vejez acompañada de alzhéimer es una situación deprimente para un ser humano. 

Pero en Holanda ha surgido un nuevo concepto para asumir el cuidado de personas que presentan esta doble condición. Se trata de un nuevo concepto de albergue geriátrico con especial enfoque en los ancianos que padecen ‘demencia senil’ o la enfermedad de alzhéimer. También encarna un nuevo concepto arquitectónico y urbanístico con un enfoque humanista de valor incalculable, que bien podría denominarse como “Arquitectura y Urbanismo Terapéuticos”.

Parece un caso sacado de una película de ciencia ficción o de realidad similar a la virtual…muy parecida a The Truman Show. Y si creíamos que ya lo habíamos visto todo con esta película muy seguramente estaremos equivocados.

Villa Demencia es toda una realidad material que alberga y posibilita aspectos de la vida de manera simulada para una población muy especial que interactúa entre ellos y con todos los cuidadores que también actúan simuladamente. Es como un Divercity pero no precisamente para niños sino que exclusivamente para ancianos, en la que éstos reaprenden, se desenvuelven y desarrollan diversos roles -sin estar conminados en cuatro paredes o postrados en una cama-, actuando como todos unos ciudadanos que se desplazan por una ciudad de manera libre y edificante.

Espacios comunes para los residentes de Hogeweyk (Ámsterdam, Holanda)

Fuente: @Pedro_Torrijos (Twitter)

Hogeweyk o Villa Demencia como se le conoce, surgió en 2009 tras un experimento que desde 1993 venían desarrollando en la residencia original para ancianos los médicos y enfermeros que la atendían. Todo comenzó a develarse cuando dichos profesionales de la salud permitieron que los pacientes ayudaran en la cocina y limpieza del establecimiento, lo que les llevó a descubrir que el nivel de estrés y la toma de medicamentos en y por parte de los pacientes se reducían paulatinamente, a la vez que su nivel de vida mejoraba ostensiblemente. 

Espacios comunes para los residentes de Hogeweyk (Ámsterdam, Holanda)

Fuente: @Pedro_Torrijos (Twitter)

De esta manera la residencia original para ancianos se transformó en Villa Demencia y hoy ya no es un edificio o una casa sino todo un pueblo que se construyó bajo conceptos arquitectónicos y urbanísticos que tuvieron como único fin crear un hábitat y espacios urbanos con propósitos terapéuticos para ancianos pacientes de alzhéimer. En él sus habitantes no saben que viven bajo simulación. El fin último de dicha transformación fue que los pacientes pudieran vivir lo más normal posible en un espacio interior abierto, cuidado y controlado.

El ahora pueblo Villa Demencia está apartado del mundo exterior localizado en Weesp a unos 20 kilómetros de Ámsterdam, -la capital de Holanda o Países Bajos-,  y es un poblado con un área superior a los 15.000 m2 que está conformado por 64 viviendas, en el habitan 150 ancianos y cuenta con bar, cafetería, panadería, restaurante, casinos, supermercado, droguería, centro comercial, plazoletas, parques, senderos peatonales, entre otros espacios de los que pueden disfrutar libremente los ancianos pacientes. En Hogeweyk, “el interior del perímetro de seguridad es su propio pueblo, lo que significa que los pacientes pueden moverse a su antojo sin estar en peligro” (Merino, 2021).

Croquis de Hogeweyk (Ámsterdam, Holanda)
Planos de las residencias

Plano de los espacios comunes

Fuente: @Pedro_Torrijos (Twitter)

En los establecimientos los habitantes simulan comprar o realizar apuestas con “dinero de mentirilla” mientras que quienes los atienden son 250 enfermeros que no visten trajes  propios de su profesión sino como los que corresponden a cada rol que asumen bien sea de tendero, barman, farmaceuta, en general de ventero o comerciante, quienes también de mentirillas simulan recibir el dinero que los pacientes les entrega como pago por lo supuestamente adquieren.

Enfermeros y demás empleados asumen roles dentro de Hogeweyk (Ámsterdam, Holanda)

Fuente: @Pedro_Torrijos (Twitter)

Según Merino, “cada departamento es diferente y refleja un estilo de vida particular”. Y agrega que “De acuerdo a Hogeweyk todo se trata de vivir un estilo de vida como antes”. De ahí que existen seis tipos de ambientes o decoración interior en los departamentos para adaptarse lo más posible al estilo de vida que tenía el paciente antes de enfermar, entre ellos ‘gois’ o clase alta -donde la decoración es bastante clásica-, cálida, cristiana, artesanal, de indonesia y cultural, reseña la misma. 

Diversos tipos de decoración interior de los departamentos en Hogeweyk (Ámsterdam, Holanda)

Fuente: accionpreferente.com

Hogeweyk, a decir de Merino, es obra de los arquitectos holandeses Molenaar & Bol y Van Deillen, pero aclara que el concepto original fue desarrollado por Yvone van Amerongen, una cuidadora con décadas de experiencia acompañando a pacientes con deficiencias de memoria. Parafraseando a Escobara Usabal, en esta pequeña aldea que en apariencia es normal y típica como un barrio holandés, sus edificios son de máximo dos plantas, alargados, de ladrillo rojo y con cubierta plana (Escobar Usabal, 2018).

Las personas que sufren de demencia suelen ‘sentirse perdidas’ dado las dificultades de orientación que se derivan de la pérdida de memoria de corto plazo, por lo que se hace necesario recrear un ambiente familiar en el que puedan socializar y desarrollar su vida normal, asunto al que le apuntó el desarrollo arquitectónico de la villa, que tuvo especial cuidado de “ayudar físicamente a evitar obstáculos y barreras constructivas, evitando muros y vallas, y agregando gran cantidad de espacios libres y verdes en las cubiertas de la primera y segunda planta trabajadas y decoradas al gusto de cada uno”, anota Escobar. 

En Hogeweyk es muy diverso el diseño con diferentes espacios al aire libre y cada espacio tiene un propósito diferente: la plaza del teatro, es ideal para teatro de calle, varias tiendas a lo largo del bulevar para saciar los deseos de consumo o los espacios verdes para relajación, experimentación de las estaciones o actividades saludables.

Escobar describe que las viviendas tipo de Hogeweyk consisten en seis o siete dormitorios, dos baños, una cocina, sala de estar, y una habitación de ocupación compartida para aquellos que prefieren compañía. Y agrega que para cada estilo de vida hay un matiz diferente como por ejemplo, los indonesios al vivir más en comunidad, tienen espacios comunes más amplios y los artesanos por otro lado tienen espacios libres donde realizar numerosas actividades con las que recrean su juventud. Un aspecto a resaltar es que no hay cerraduras en las puertas y los residentes son libres de mezclarse.

Refiere Merino que según The New York Times, compañías europeas y americanas estarían interesadas en traer el concepto a Estado Unidos. Y señala que, de hecho ya se abrió una villa similar en Suiza, que imita el estilo de vida de los años 50. Complementa reseñando que después de todo el envejecimiento acelerado va de la mano con el boom inmobiliario, por lo que miles de hogares de ancianos y centros con unidades para pacientes con problemas cognitivos serán construidos dentro de las próximas décadas.

la idea de Hogeweyk es diseñar un mundo lo más parecido posible a la vida real sin poner a los pacientes en peligro (Ámsterdam, Holanda)

Fuente: accionpreferente.com

Un dato indeseable pero que no se puede eludir es que vivir en Villa Demencia no resultar ser nada barato, puesto que un cupo en la residencia tienen un valor de una cuota mensual de 600 euros, claro está que existen subsidios estatales que pueden llegar a cubrir hasta el 50% de la pensión dependiendo de la condición económica del paciente.

En conclusión, se tiene que cuando el sentido común y la inteligencia se mesclan para buscar y encontrar las mejores soluciones a los diversos problemas de la humanidad,  puede decirse que el ingenio y la creatividad puede llegar a alcanzar parámetros inimaginables. Si bien es cierto que el concepto de Villa Demencia no debería sorprendernos, no menos cierto es que es la materialización de un acierto incuestionable para abordar de una manera humana, muy humana, pero también muy científica el tratamiento de dos estados a los que muchos de los seres humanos estamos inexorablemente condenados: a la vejez y a padecer en esa época dorada una enfermedad que por lo general no discrimina, cual es la demencia senil.

Tremendo y admirable logro que debiera ser replicado en todos los rincones del planeta, pero especialmente en países como Colombia en donde la población de la tercera edad en una no despreciable cifra de alrededor de 4 millones de acianos no cuenta con la más mínima protección social. Una expresión de la solidaridad social que conjugue esfuerzos entre el sector privado y el Estado puede crear condiciones de viabilidad para que en cada municipio del país pudiese contar con un centro de atención a la vejez de estas características que dignifique los últimos días de vida de seres que bien lo merecemos hoy y mañana, según las circunstancias que en su momento nos sean comunes.  

Supermercado falso dentro de Hogeweyk (Ámsterdam, Holanda)

Fuente: accionpreferente.com

Referencias

*     *     *

canlı maç izle selcuksports deneme bonusu deneme bonusu veren siteler bahis siteleri jojobet