(+57) 601 7041757 * (+57) 314 4714426 [email protected]

 

 

Tradicionalmente el cartón se ha utilizado como material para armar empaques y embalajes, y en menor medida y en ocasiones especiales, para armar exhibidores, canceles, cubículos y escenarios transitorios. Los tubos de cartón son tan comunes que ni siquiera lo notamos. Sin embargo están presentes en todas partes: en un rollo de papel higiénico, en el empaque del diploma universitario, en los fuegos artificiales, y en las industrias de papel y tisú, reseña Souza (2019).

Pero lo que no hubiésemos imaginado es que se llegara a utilizar en la construcción de edificaciones de diversos usos. Y a eso es a lo que se ha dedicado con ingenio y creatividad, y con una dosis de ciencia e ingeniería, el arquitecto japonés Shigeru Ban. Pero ¿Quién es este arquitecto? ¿Cuál es su propuesta arquitectónica?

 

Palmares de Ban

Se le considera el promotor de la arquitectura efímera y de emergencia. Shigeru Ban -Tokio, Japón, 1957- es el arquitecto que en 2014 se alzó con el Premio Pritzker y es conocido por su peculiar e innovador uso de los materiales como también por su vocación social. Es el fundador de Voluntary Architects Network y ha aplicado su conocimiento de los materiales reciclables, especialmente papel y cartón, para construir refugios de alta calidad y bajo costo para las víctimas de desastres alrededor del mundo, según anota ArchDaily Team (2020).

Desde su juventud, a Ban le fascinaba el mundo de la construcción y desde entonces pensaba que se convertiría en carpintero. En el instituto, gracias a un trabajo de una maqueta y varias lecturas de revistas especializadas en arquitectura, se dio cuenta que ese era su trabajo soñado y se trasladó a Estados Unidos para comenzar su carrera como proyectista. Según el portal Arquitecturasostenible.es (2022) desde que comenzó su carrera en solitario, es considerado más como un activista que un arquitecto corriente.

En 1985 al concluir sus estudios y varias prácticas, decidió regresar a Tokio y fundar su propio estudio que hoy en día tiene presencia en las capitales más importantes del mundo.

El mismo, destaca que con solo 26 años inicio su labor para la ONU donde gracias a unas imágenes de la organización en Ruanda, apreció que el material con el que estaban hechos se congelaba y no prestaba el servicio que se esperaba. En ese mismo momento hizo uno de sus mayores aportes: esctructuras de tubos de papel, que a partir de postes de cartón estructurales, terminaron siendo todo un éxito, por lo que comenzaron a utilizarse en muchos campos de refugiados.

Peraza (2024) reseña que allí encontró que las viviendas temporales que había, estaban construidas con láminas plásticas pero con una estructura de tubos de cartón, pero poco a poco pensó en una vivienda construida totalmente con tubos de cartón. Al hacer la propuesta a la ONU el Comité de Refugiados la aprobó por lo que Ban pudo comenzar a desarrollarla en Kocacili -Turquía-, una ciudad que había sido arrasada por el terremoto de 1997 -casi el 80% de la población quedó destruida-. Se desarrollaron en principio 17 casas para lo que se contó con la colaboración de estudiantes de arquitectura turcos, voluntarios y militares.

Además del Pritzker ha sido galardonado con varios premios, siendo el último de ellos el Príncipe de Asturias que se le otorgó en 2022 en la modalidad Concordia y no el de las artes -que es el que debería corresponderle- por su trabajo centrado en la lucha por los más necesitados, con fórmulas innovadoras a la vez que sostenibles.

Arquitecturasostenible.es reseña que sus tratados y modelos sobre las tres erres buscan enfrentarse a las cada vez más recurrentes crisis sanitarias y medioambientales, intentando concientizar a todo el mundo de la necesidad de invertir en paliar sus efectos, pero, sobre todo, intentar atajar de raíz la problemática del cambio climático.

Paper Log House (Kobe, Japón)
Fuente: archdaily.cl – Cortesía Takanobu Sakuma

 

El prototipo constructivo de Ban

El sistema comienza por los cimientos que son de lo más sencillo y simple. Se utilizan canastas de plástico par embalaje de bebidas que se rellenan con sacos de arena para asegurar su estabilidad, y al separar el conjunto del suelo, evita problemas de humedad, como se observa en la imagen precedente. Las cajas forman una superficie continua en las que se apoya un forjado convencional de viguetas de madera rematadas por una viga de cabeza de la misma dimensión que el resto. El acceso a la casa se realiza mediante un escalón de una simple caja que sobresale.

En la cara exterior de esta corona perimetral de forjado se clava otra tabla con perfil grecado que solapa y sobresale para el encaje a presión de los tubos. Los muros están formados por tubos de cartón o papel prensado, de diferente grosor según las necesidades de resistencia, previamente impermeabilizados con poliuretano transparente, mientras que el muro se consolida mediante cables trenzados que atraviesan los tubos. Las juntas entre tubos se rellenan con un sellante.

En el interior se coloca un tablero, también de cartón de 5 cm de grosor que actúa como aislante. En caso de requerirse mayor aislamiento se acude a rellenar los tubos con papel viejo o en desuso, uno de los más sencillos y mejores aislantes conocidos. Los tubos son de 10 cm de diámetro y 4 mm de espesor y se atan en la parte superior con una carrera y dos cercos para cubrir las cabezas.

La cubierta está formada por cerchas transversales también de tubos, cuyos nudos se forman con tablero contrachapado donde encajan los tubos gracias a otras piezas transversales. La luz tamizada que entra a través de las lonas proporciona un ambiente mucho más cálido que las viviendas prefabricadas de chapa metálica.

La viga cumbrera también tiene forma triangulada con barras de tubos y nudos formados de la misma forma que las cerchas. El cerramiento de la cubierta está formado por dos lonas de papel reciclado tensadas a través de unos orificios de borde a la manera de los toldos tradicionales.

La casa tiene solo dos huecos: una puerta y una ventana. La ventana es a la francesa y la contraventana abatible de tablero contrachapado, recercado de madera maciza. Las casas se agrupan con facilidad creando calles intermedias en forma de parrilla y se construían con la ayuda de 10 voluntarios en un día.

 

Más allá de las casas de emergencia

Si bien a Ban se le reconoce más como activista de la arquitectura de emergencia y sus soluciones transitorias ante catástrofes naturales, su actividad como arquitecto de obras perennes o de uso no es para nada despreciable y si muy destacable. Una de las obras más destacadas que lo catapultó para hacerse acreedor del nobel de arquitectura es el Centro Pompidu de Metz, un museo de arte moderno ubicado a las afueras de París, y junto al Campus Swatch/Omega en Suiza, constituyen dos ejemplos que emplean la madera para crear volúmenes escultóricos y fluidos.

Centre Pompidou-Metz (Metz, Francia)
Fuente: blelorraine.fr – Cortesía Thomas Riboulet
Centre Pompidou-Metz (Metz, Francia)
Fuente: clave.com.ec – Cortesía Ebrosa Promotora
Análisis Centro Pompidou-Metz
Fuente: issuu.com – Cortesía Lesly Vallejos

Pues bien, estamos ante un profesional de dimensiones inconmensurables cuyo palmeres y perfil se bifurca en dos dimensiones: el arquitecto artista y el activista de la arquitectura social que se aplica a los más necesitados y comprometida con la sostenibilidad ambiental. Un profesional ingenioso y creativo aplicado a las causas de los damnificados de las catástrofes naturales que encontró en los tubos de cartón una solución para proveer albergues transitorios de bajo costo y funcionales a dicha población, acudiendo entre otras al reciclaje.

Shigeru Ban. Arquitecto japonés (1957)
Fuente: cuenta de @fpa en Twitter-X

 


Referencias