(+57) 601 7041757 * (+57) 314 4714426 [email protected]

 

Un proyecto innovador está cambiando la forma en que vemos la construcción y el medio ambiente.

 

Según el Gap Report 2023 referido por el portal basuraceroglobal.com (2023), la humanidad consume 100 billones de toneladas de materiales de los cuales solo se reciclan el 7.2%.

Souza (2019) alerta que la construcción civil es el sector humano que consume la mayor cantidad de recursos naturales, utilizando energía de manera intensiva. Y agrega que este impacto se exacerba por procesos productivos ineficientes, el transporte de suministros y el desperdicio excesivo durante otras varias etapas de la construcción.

Y en efecto para nadie es un secreto que la industria de la construcción ejerce un impacto considerable en el medio ambiente del planeta. No son nada despreciables la cantidad de recursos naturales y materiales que se explotan, consumen y desperdician en la construcción de edificaciones para cubrir las demandas de la creciente población y las necesidades urbanísticas y de movilidad en las ciudades y entre ellas.

Pero también es de extendido conocimiento que la humanidad en el desarrollo de actividades que producen bienes y servicios básicos o esenciales, y las personas y familias en sus hogares, generan millones de millones de toneladas de residuos y basura, que en un muy bajo porcentaje son reutilizados y en su mayoría terminan contaminando físicamente diversos espacios bióticos, o de manera pasiva emitiendo gases tóxicos y contaminantes del medioambiente, especialmente cuando la disposición final de esas basuras se hacen a cielo abierto o en rellenos sanitarios, o su tratamiento no se hacen con fines de reaprovechamiento.

Esta tendencia cada vez más impactante, ha provocado la emergencia de iniciativas como Basura Cero que es de incidencia mundial y cuyo principal objetivo es «la promoción de estrategias de reducción, reutilización y reciclaje de los residuos sólidos mediante su reintegro a los ciclos productivos, ecológicos y económicos», que como paradigma o modelo, puede ser implementado en instituciones, agrupaciones inmobiliarias, hogares, industrias y empresas de cualquier sector cuyos residuos aprovechables sean como mínimo del 34%.

Esta iniciativa abraza el Sistema de Gestión Basura Cero (SGBC), que es una herramienta de economía circular en el flujo de materiales que promueve estrategias de reducción, reutilización y reciclaje de los residuos, reseña el primero de los portales.

Este sistema consagró el dossier de principios y normas con el que se acredita la Certificación de Basura Cero, conocido como las 9R, vale decir rechazar, repensar, reducir, reutilizar/reusar, reparar, restaurar remanufacturar, recuperar y reciclar, con las que se pretende promover el cierre de los ciclos técnicos y bilógicos y la eficiencia integral de residuos sólidos, con el fin de incentivar la reducción y recirculación de materiales creando nuevos mercados y servicios de economía circular en el mundo, anota el mismo portal.

Y evidentemente esta estrategia ya comienza a penetrar los feudos de la industria constructora, tanto en sus procesos constructivos como en el concepto arquitectónico para promover comportamientos y acciones de basura cero en sus inmediaciones, especialmente por quienes los ocupan o los ocuparán, y en Colombia ya tenemos un caso.

Fuente: contenedoresdeantioquia.com

 

El Edificio Torre de Orense, Armenia

El portal el quindiano.com (2018) reportó en su momento que en Armenia, aún en proyecto, está el primer Edificio en Colombia con Sistema de Basura Cero que emergió en el foro que promovió el mismo sistema. Se trata del Edificio Torres de Orense ubicado en el sector de Puerto Espejo en el sur de Armenia, de la constructora Río Espejo. El concepto del edificio proyectado se propone inducir a los residentes del condominio habitacional reutilicen o dispongan adecuadamente todas sus basuras.

Así se tiene que la nueva edificación adopta el sistema de economía circular y ecológica industrial que permite implementar estrategias de reducción, reutilización, y aprovechamiento de residuos sólidos.

En declaraciones dadas por Cristian Ramírez, -Coordinador de Proyectos de la Constructora Río Espejo-, a la edición digital del periódico El Quindiano, aseguró que «el edificio nace con el propósito de ser un ejemplo para el departamento en el manejo del reciclaje, brindar una vivienda digna y crear una cultura del consumo responsable entre los habitantes del conjunto».

Y agrega que con el proyecto se conceden a los propietarios y residentes todas las herramientas para que hagan la separación de los residuos en la fuente, aprendan como es el proceso de aprovechamiento, reciclaje, que comprar y que no.

El primer gran objetivo que se propone la constructora con el proyecto es lograr e implementar la Certificación de Basura Cero.

Fuente: gruporioespejo.com
Fuente: gruporioespejo.com
Fuente: gruporioespejo.com

 

Componentes Basura Cero del Proyecto

Para ello en el diseño del conjunto se concibieron una serie de componentes que apuntan a dicho propósito, entre ellos Unidad Técnica de Basura (UTB), Lavadero Canino, Sistema Autónomo de Compostaje, Depósito de Material Reciclable, en el que hay uno para aparatos electrónicos.

Unidad Técnica de Basura (UTB)

Esta unidad es un espacio de 26 m² que alberga dos contenedores con capacidad de 1.100 litros y seis más, en los que los residentes depositarán residuos como pilas, cartón, plásticos, aceite, aparatos electrónicos, y residuos peligrosos, entre otros. En cada depósito se hará el reciclaje correspondiente para ser entregado al personal especializado que los reciclarán o dispondrán de manera técnica y sanitaria.

Lavadero Canino

El conjunto residencial contará con un lugar especial para disponer los residuos de las mascotas y unas instalaciones que fungen como lavadero de las mismas y zonas ecológicas. La separación y reciclaje de los residuos será realizado por un equipo de gestores y operadores que se encargarán de la recolección y disposición final del material.

Sistema Autónomo de Compostaje

Este sería el primero de los 700 edificios que hay en Armenia en contar con un sistema propio de compostaje para procesar los residuos sólidos de origen orgánico con la meta de procesar 24.000 kilos anuales de este material. Todos los residuos orgánicos que se originen en el complejo inmobiliario serán llevados al sistema para procesarlos y convertirlos en compostaje que será utilizado como materia orgánica para abonar las zonas verdes y jardines de la urbanización o cualquier otro cultivo.

Depósito de Material Reciclable

El conjunto residencial contará con dos contenedores para acopiar material como papel, cartón, plástico, metal, vidrio, entre otros, materiales que serán recolectados por el operador Gestión Ambiental, para luego ser llevados a la estación de clasificación y aprovechamiento que también hace parte del dispositivo de depósito, donde se someterán a un proceso de compactación para poder incorporarlos al ciclo económico como materia prima.

En este depósito también habrá un contenedor exclusivo para disponer los desechos eléctricos y electrónicos, ya que como lo afirma Juan Manuel Arias Cruz -Gerente de Tesla- referido por el mismo portal, «estos residuos se diferencian de los orgánicos e inorgánicos puesto que son 10 veces más contaminantes y demoran hasta 4.000 años en descomponerse». Y agrega que este tipo de materiales contienen metales pesados por lo que tienen que ser separados y llevados a un relleno de seguridad que es diferente a un relleno sanitario. Lo que en últimas se pretende es que estos desechos altamente contaminantes tengan una gestión ambiental adecuada conforme a protocolos y estándares de tal forma que sean correctamente gestionados.

Fuente: caracol.com.co

Pues bien, sin tener que ir muy lejos encontramos la edificación que no solo se constituye como el pionero del Sistema Basura Cero en Armenia y Colombia, si no como la obra icónica que seguramente ha de ser el referente que desate todo un proceso de masificación de la aplicación del sistema, como una contribución determinante al control del cambio climático y a la promoción de la construcción con responsabilidad ambiental. Una obra que se erige como una contribución al cuidado del medio ambiente a través de la reducción, reutilización y aprovechamiento de los residuos generados.

Fuente: escrituracronica.com

 


Referencias

canlı maç izle selcuksports deneme bonusu deneme bonusu veren siteler bahis siteleri jojobet