(+57) 601 7041757 * (+57) 314 4714426 [email protected]

 

Las circunstancias globales obligan a hacer más eficiente la gestión de proyectos constructivos

 

Todo el quehacer, el saber y el tener de las sociedades ocurren, existen y evolucionan a partir de proyectos. Paliza (2017) anota que realizar una boda, la cena de año nuevo o las vacaciones familiares ocurre porque en el fondo son proyectos, por lo que estamos inundados de ellos. Siguiendo su planteamiento puede decirse que todo proyecto tiene un objetivo o finalidad, un horizonte de tiempo con un comienzo y un final, un presupuesto, y un alcance determinado por el conjunto de actividades o tareas requeridas para alcanzar el resultado que se propone.

Según el mismo, todo proyecto tiene un ciclo de vida que por lo general abarca cuatro etapas o fases, vale decir inicio, planeación, ejecución y cierre, condición que también es aplicable a los proyectos constructivos, siendo la de ejecución por lo general la de mayor duración en el tiempo.

Pero los proyectos de todo orden se enfrentan hoy a grandes escollos por las turbulencias que actualmente afectan al planeta, verbigracia, inestabilidad económica mundial, las secuelas de la pandemia, la inflación, el incremento en los precios de materiales, la agitación geopolítica, escases de mano de obra o los problemas en la cadena de suministro. Y por lo que respecta particularmente a la industria de la construcción puede señalarse, acogiendo lo que estima la Redacción de Interempresas (2023), que los desafíos a largo plazo de una fuerza laboral que envejece, la creciente brecha de habilidades, los márgenes de ganancia bajos y la baja productividad han ido en aumento en una industria que se resiste al cambio.

Fuente: panelesach.com

Frente a esta oleada de retos, las empresas se están preparando para surfear con éxito en la turbulenta cresta de la alocada dinámica de la producción y el mercado. Ante este panorama IFS -empresa global de aplicaciones empresariales- referida por Interempresas, se atreve a afirmar que «A pesar de ello, existe un gran potencial para aquellos que buscan adaptarse y volverse más resistentes». En el ambiente empresarial del sector se percibe entonces la fuerte convicción de que esta turbulencia se enfrenta con estrategias orientadas a la reducción de costos, al aumento de la productividad y un mayor desarrollo e incorporación tecnológica, que en el caso de los proyectos constructivos deben hacerse evidentes en todas sus etapas. Sin duda, además de los factores económicos, los tecnológicos tendrán una incidencia favorable para el desarrollo del sector en medio de este cuadro de incertidumbre.

De ahí que en el concepto de expertos en la gestión de proyectos y estudiosos del sector se atrevan a sugerir que en el presente año las tendencias que se impondrán girarán básicamente en torno a tres aspectos claves: Desarrollos Tecnológicos, Estandarización de Procesos y Cambio de Modelo Productivo.

 

Desarrollos Tecnológicos

Según la Revista On Line Construction Supply Magazine (2023) los avances tecnológicos serán los facilitadores del trabajo tanto en el campo como en la oficina, desde el software para la administración de un proyecto, hasta herramientas de análisis de suelos. El objetivo de incorporar nuevas y variadas tecnologías en los procesos productivos está en la línea de aumentar, de un lado la precisión, seguridad y eficiencia del proceso constructivo y del otro, la calidad del producto terminado.

Por ello se verá la intensificación del uso de drones y de la tecnología LIDAR (Light Detection and Ranging), siendo esta última una herramienta digital para hacer mapas en tercera dimensión muy útil y efectiva para conocer las condiciones del suelo en el que se realizará la construcción, antes de iniciar la concepción del proyecto, al igual que para monitorear el comportamiento del mismo durante la fase constructiva. Agrega la misma revista que esta tecnología ya fue probada en México para la construcción del Tren Maya.

Sin duda, cada vez más se observará como la realidad aumentada y virtual, con ayuda de modelos en 3D, serán usadas para mostrar de una forma real como han de ser los proyectos una vez finalizados, lo cual ayudará a los arquitectos y promotores inmobiliarios a visualizar la obra e incidir en la decisión final de los potenciales compradores, anota el Magazín.

Finalmente, dado la tendencia verde que se expande por todo el mundo, cada vez más los potenciales propietarios de productos constructivos, demandarán hogares sustentables por lo que exigirán que estos sean construidos con materiales ecológicos, no solo por protección del medioambiente, sino que también por la salud y la economía de los futuros ocupantes. De ahí que se verá un aumento en el uso de nanotecnologías en los insumos y una creciente incorporación de fuentes energéticas basadas en tecnologías limpias, como las celdas fotovoltaicas o la geotermia, etc.

Fuente: Civil Design (Facebook)

 

Estandarización de Procesos

La tendencia de incorporar tecnologías digitales también estará centrada en el objetivo de conectar las diferentes áreas empresariales con el fin de simplificar y estandarizar los procesos de los proyectos con una única plataforma. Se parte del reconocimiento de que contar con la tecnología adecuada es una base fundamental para lograr un mejor desempeño de los proyectos y los negocios, apunta Interempresas.net.

Un alto porcentaje de empresas están apostando en estos próximos años por lograr sistemas de gobierno y controles financieros más robustos oportunos y precisos, agrega el mismo portal. Para ello se la jugarán por sistemas integrados que ofrezcan una mirada de 360º de manera constante y en tiempo real del conglomerado empresarial y un control total de todas las áreas que intervienen en el negocio bajo una misma plataforma.

En la actualidad lo que se observa evidentemente es una baja o nula integración entre el sistema contable con los sistemas que procesan los costos, los ingresos y toda la información administrativa que impactan al proyecto. Pero los empresarios han asimilado esta fractura nociva por lo que es cada vez más evidente la tendencia de pretender que todos los procesos y datos asociados se gestionen en una solución completa de control financiero que abarque la totalidad del proyecto y que sea capaz de proporcionar informes fiables, precisos y oportunos, y una previsión de resultados del proyecto más exacta. 

En Colombia no solo ha venido creciendo el interés por estas aplicaciones por parte de las constructoras sino que también han emergido empresas desarrolladoras de este tipo de aplicativos que operan con plataforma en la nube, como es el caso de SLYG Block que integra las diversas áreas empresariales con el objetivo de planear, ejecutar y controlar la fase constructiva de los proyectos, con lo que se logra una notable reducción de costos derivados de fallas en la coordinación de tareas, y asegura la calidad de la obra y el cumplimiento de cronogramas. Además -en tiempo real- permite proyectar los cambios en los cronogramas y en los costos, así como disponer de una voluminosa y variada información sobre la ejecución del proyecto.

Fuente: block-software.com

 

Cambio de Modelo Productivo

Se estima que un alto porcentaje de empresas constructoras tienen el firme propósito de hacer tránsito del modelo de producción tradicional a uno mixto en el que se combine con uno industrializado. De esta manera se profundizará en la integración de datos del modelo BIM a todas las etapas del ciclo de vida de los activos, el soporte de paquetes de trabajo estructurados basados en la construcción on site, la preparación de kits y el ensamblaje, la estandarización y numeración de piezas, y una cadena de suministros, logística y control de inventarios más disciplinados, reseña Interempresas.net.

La construcción industrializada es un método que se presenta como una alternativa a la tradicional y que ofrece muchas ventajas. La primera es que reduce los tiempos de ejecución al ser un proceso mecanizado, más automatizado y controlado, y el ensamblaje de los módulos es rápido y fácil, lo que reduce los costos del proyecto en su etapa de ejecución. La segunda es que aumenta la capacidad para corregir errores, puesto que se comprueba antes de ensamblar los módulos en la ubicación final, lo que garantiza un alto nivel de calidad al controlar y subsanar los errores a tiempo. Bajo este método la construcción no depende del clima por lo que se cumplen los plazos de construcción, y finalmente, el proceso de construcción es más sostenible, no genera residuos y gran parte de los componentes pueden ser reciclados al final de su vida útil.

Fuente: freepik.es

 

En conclusión, este año marcará para la industria de la construcción la profundización o el giro hacia tendencias que le permita sortear de mejor manera los embates de la marea de incertidumbre que hoy sacude al planeta. La necesidad de incrementar la eficiencia y ahorrar costos, de realizar construcciones más sustentables, de aumentar la productividad y la rentabilidad, y de asegurar una gestión integral e integrada que permita un control total y en tiempo real de los proyectos constructivos, están compeliendo a las empresas a incorporar tecnologías que les permitan una más efectiva ejecución de los proyectos y una mayor eficacia en la gestión empresarial; de otro manera seguramente no podrán sortear los retos y desafíos que les impone el actual ambiente de los negocios.

Fuente: freepik.es

 

Referencias

canlı maç izle selcuksports deneme bonusu deneme bonusu veren siteler bahis siteleri jojobet