(+57) 601 7041757 * (+57) 314 4714426 [email protected]

 

El gigante de las reservas en línea viene en caída libre sin que aún pueda estimarse su afectación al negocio en Colombia.

 

El mundo de la digitalización ha generado nuevas corrientes y tendencias siendo una de ellas la de los «Nómadas Digitales» que se mueven por todo el mundo de un lugar a otro como «Perro por su Casa». Este fenómeno a su vez ha presionado el surgimiento de otros negocios que se gestionan en la web -como el trabajo de aquellos seres rodantes sin fronteras-, vale decir el de las reservas en línea entre las que está la de los alquileres temporales de residencias, que desde Estados Unidos es agenciado por la gigante plataforma digital «Airbnb».

Según Matus (2023) Airbnb comenzó su trasegar en 2008, cuando los diseñadores Joe Gebbia, Brian Chesky y Nathan Blecharczyk, que tenían espacio libre en casa, alojaron a tres viajeros que buscaban un lugar donde quedarse. A partir de ese momento descubrieron que podrían seguir arrendando los cuartos que les quedaban libres, ofreciendo incluso desayunos y así ganar unos dólares extras para pagar el alquiler.

De allí surgió la idea de promocionar el alquiler temporal de habitaciones en la red, insertándose en el naciente mundo de la «economía colaborativa». Estando en San Francisco, una ciudad concurrida y llena de turistas, deciden crear el portal web airbedandbreakfast.com y para financiar su operación vendieron cereales para el desayuno durante la carrera presidencial de 2008.

Su comienzo no fue fácil y por el contrario estuvo lleno de altibajos que les implicó realizar tres lanzamientos en tanto que los inversionistas no creían en el proyecto de la nueva startup. Pero en medio de las dificultades apareció el empresario Paul Graham que le apostó a la iniciativa e incitó a otros a seguirlo, naciendo así Air Bed & Breakfast que en el 2009 se convirtió en Airbnb, a decir de Matus (Matus, 2023).

 

¿Cómo opera este negocio en la red?

En el negocio hay dos actores activos claves: los alojadores y los huéspedes, y éstos últimos comenzaron a descubrir en ello una alternativa para hospedarse durante sus travesías en lugares distintos a los hoteles convencionales porque les resultaba más económico y en un ambiente más familiar. El alojador ofrece su hospedaje en la plataforma y el huésped realiza la reservación a través de los formularios que la web dispone para ello, y de esta manera Airbnb le ofrece la casa de alguien como hospedaje en lugar de un hotel.

En Airbnb puede encontrar lugares donde quedarse en los viajes de mochilero por Europa o un lugar para alquilar por un mes durante la pasantía en Los Ángeles, anota Matus. Pero también en la plataforma se puede ofrecer en alquiler una habitación o toda la casa y ganar dinero.

Airbnb no tiene propiedades. Simplemente actúa como intermediario entre aquellos que quieren alquilar un espacio y quienes buscan un lugar donde hospedarse. Actualmente la plataforma ofrece más de seis millones de propiedades en casi 190 países alrededor del mundo.

 

¿Pero qué está pasando con Airbnb?

Sofía (2023) anuncia que hace unos meses un comentario se hizo viral en las redes sociales ¿Qué está pasando con Airbnb? ¡No tengo reservas! Otra persona respondió nosotros pasamos de al menos el 50% de ocupación a literalmente 0% en los dos últimos dos meses ¿tengo curiosidad si esto es algo mío u otras personas están viviendo cosas similares? (Sofía, 2023).

¿Se cayó el negocio? Se pregunta Sofía. Por los mismos días comenzaron a salir titulares de prensa como «La gran crisis de Airbnb: sus cifras están desplomándose en EEUU tras años de regularización y Estandarización» y otro que señaló «¿Se muere el sueño de Airbnb? Anfitriones reportan menos rentas»,y no faltó el que sugirió «Airbnb colapsa en Estados Unidos: esta es la caída del titán de las rentas».

Sin duda, son unos anuncios que crean pánico y ponen en alerta a los casi 6 millones de anfitriones de Airbnb en todo el mundo, los cuales tienen seis millones de avisos de activos en la plataforma por todo el planeta. Y por supuesto que dichos titulares también generan preocupación a todas aquellas personas que veían en Airbnb una buena opción de negocio para generar ingresos pasivos, apunta Sofía.

Y entonces cabe preguntarse ¿Será que con esto que está pasando vale la pena comprar un inmueble para ponerlo a rentar en Airbnb? Miremos que es lo que está pasando.

 

Lo que está pasando

Sin duda Airbnb está pasando por una crisis y así lo indica el análisis realizado Por Nick Geli publicado en su cuenta de twitter en el que se observan la disminución de los ingresos de los hospedadores de Airbnb en 10 ciudades de EEUU entre mayo de 2022 y mayo de 2023…

Fuente: happyflis.com

Geli lanza una alerta llamando a tener cuidado con una posible ola de ventas forzadas por parte de los propietarios que intermedian a través de la plataforma, que podría ocurrir a finales de este año en las zonas o ciudades más afectadas.

Acudiendo a información suministrada por xataca.com, happyflis.com (2023) reporta que los datos de la compañía corroboran que en mayo de este año la empresa perdió el 10% de su valor en bolsa al hacerse público que el crecimiento de su ingresos decrecerá y se ralentizará su crecimiento en el segundo semestre del año (happyflis.com, 2023). Agrega el mismo portal que Airbnb estima crecer entre un 12 y un 16% interanual, un porcentaje que pese a ser positivo, es de los más bajos hasta la fecha, salvo evidentemente la cifras logradas durante la pandemia.

 

Causas y efectos del desplome

Durante la pandemia la empresa de intermediación para reservas de hospedajes vivió su «siglo de oro», en la que el teletrabajo y las transacciones electrónicas se dispararon abismalmente. Sin embargo, después de la pandemia, la inflación disparada y una coyuntura económica «llena de nubarrones en el horizonte» están provocando que muchos clientes huéspedes se retracten a la hora de hacer reservaciones debido al colapso de los ingresos de Airbnb, anota happyflis.com.

Pero lo que más ha contribuido a la crisis del gigante de intermediación inmobiliaria para hospedajes fue la Ley que Nueva York expidió con la que se restringe considerablemente las operaciones comerciales de la compañía.

De otro lado, el mercado de Airbnb se ha tornado especulativo, puesto que los hospedadores han venido incrementando considerablemente los precios de los hospedajes en parte para solventar los costos derivados de la inflación y de los efectos de la legislación, pero sobre todo para incrementar con cierta avaricia sus ganancias.

Robert Kiyosaki -el famoso escritor de best sellers como «Rich Dad Poor Dad»- referido por Sánchez (2023), recientemente alertó que «Airbnb (ABNB) desencadenará la inminente caída del mercado inmobiliario» (Sánchez, 2023).

Y de ser así, los mayores afectados serán los hospedadores que no solo ya están sufriendo los efectos por la caída en las reservas y los ingresos, sino porque muchos de ellos han contraído créditos hipotecarios para adquirir las viviendas que han colocado en la plataforma, lo que promete impagos de dichos créditos y muy seguramente quiebra de los propietarios.

Fuente: fourweekmba.com

 

Efectos en el Mercado Colombiano

Pero esa premonitoria y apocalíptica alerta de Kiyosaky ¿afectara al mercado bajo la misma plataforma en Colombia? Particularmente Sofía responde a la cuestión con mediana especulación, considerando que no necesariamente lo que está ocurriendo en Estados Unidos se vaya a replicar en Colombia. Considera que por el contario el mercado en Colombia se está moviendo mucho y hay una alta demanda de hospedajes que permiten encontrar alojamientos al precio que sea.

Pero no deja de considerar que tarde que temprano finalmente termine propinando un coletazo al mercado colombiano, sugiriendo que lo que está ocurriendo en EEUU es una muestra de lo que puede llegar a ocurrir domésticamente, puesto que no es descartable que el mercado se rebote y los hospedadores asuman la posición de no pagar precios elevados, lo que necesariamente haría que baje la demanda y suba aún más la oferta, o provoque la desbandada.

Pues bien, lo cierto es que el panorama par Airbnb no se muestra nada halagador ante el trino de campanas que anuncia una catástrofe para la pervivencia del gigante de intermediación inmobiliaria de hospedajes de corto tiempo, que mayoritariamente vienen siendo demandados por los nómadas digitales. Es probable que lo que está ocurriendo en Estados Unidos genere un efecto dominó en todo el mundo, y que en Colombia pueda llegar a tocar ese mercado interno, quizás no de inmediato pero si en el mediano plazo.

Fuente: es.beincrypto.com

 


Referencias

canlı maç izle selcuksports deneme bonusu deneme bonusu veren siteler bahis siteleri jojobet