(+57) 601 7041757 * (+57) 314 4714426 [email protected]

 

Soluciones de bajo costo y rápida implementación para transformar el espacio público.

 

Es usual encontrar en los barrios de nuestras ciudades lugares, parajes o calles que parecen abandonadas a su suerte, que a cambio de atraer interacciones sociales, lo que hacen es repeler la presencia ciudadana y contribuir a la inseguridad de las urbes. Pero aún más lamentable es percibir esa sensación de desarraigo e indiferencia de los vecinos para con ellos como si no fuesen dolientes de los efectos nocivos que ellos causan para una sana convivencia e interacción social.

En muchas de esas ciudades, sus burgomaestres de turno han venido creyendo que resolver este fenómeno solo es posible mediante intervenciones de renovación urbana estructurales. Más sin embargo la emergencia de dos nuevas tendencias urbanísticas parece no darles siempre la razón. El Urbanismo Táctico es una novedosa estrategia urbanística que ha emergido con fuerza para la rehabilitación urbana de manera relativamente sencilla, rápida y a bajo costo.

 

El Urbanismo Táctico-UT

La reflexión en torno a los conceptos de igualdad, inclusión y sostenibilidad urbana que deben verse materializados en toda ciudad en sus espacios públicos, alentó la idea de un nuevo concepto de renovación urbana que en la pospandemía ha adquirido un vuelo determinante. Esta reflexión condujo a centrar la atención en las calles sin movilidad accesible, en las que peatones y ciclistas buscan desplazarse sin tropezarse entre ellos, y sin verse afectados por los vehículos, o que no ofrecen las condiciones de seguridad y confort para sus desplazamientos.

En esa perspectiva, a decir de Ramos (2021), los grandes desafíos de las ciudades actuales tienen que ver con el sentido que se le otorga al espacio público, de tal forma que se pueda dar la conquista de las calles, plazas o avenidas subordinándose a los usos de los ciudadanos y creando áreas de cohesión, participación y bienestar. Y este es el sentido del Urbanismo Táctico que persigue micro transformaciones versátiles y localizadas.

Para el Programa de las Naciones Unidas HABITAT (2021) el Urbanismo Táctico es un proceso colaborativo para recuperar el espacio público y maximizar su valor compartido, mediante intervenciones ligeras, de bajo costo y rápida implementación para explorar alternativas de mejora de los espacios urbanos (ONU-HABITAT, 2021). El mismo anota que este tipo de estrategia urbanística se asocia al concepto «Placemaking» en inglés, que puede traducirse al español como «Hacer lugares».

El portal barcelona.cat (2021) la considera una fórmula de transformación urbana sencilla y poderosa, que aplican ciudades de todo el mundo y que permite cambiar como se usa el espacio público con elementos temporales y más económicos. Según el mismo se basa en intervenciones provisionales y reversibles, asequibles y ágiles, con franjas de colores, mobiliario urbano, jardineras que pueden moverse o juegos pintados en el piso.

Para este portal este modelo de intervención para recuperar y transformar el espacio público es de muy buen recibo por tres razones:

  • Es ideal cuando hay que hacer cambios con rapidez o no se dispone de los recursos suficientes.
  • Permite ver los usos alternativos de un espacio.
  • Permite innovar y comprobar si se ajusta a las necesidades de la ciudadanía (barcelona.cat, 2021).

Ramos agrega otras bondades de esta estrategia de renovación del espacio público:

  • Cuenta con alto respaldo de la población local y es fruto de procesos de participación ciudadana.
  • No suele modificar las infraestructuras existentes. Uno de sus principios consiste en reaprovechar las estructuras existentes y espacios urbanos anteriores.
  • En esa línea, aspira a elevar los estándares de sostenibilidad en las urbes.
  • Aunque sus orígenes parte de una genuina iniciativa ciudadana, puede estar o no apoyada por las instituciones locales.
Fuente: onuhabitat.org.mx

 

Ejemplos de aplicación del UT en el mundo

En América Latina este concepto ha venido siendo acogido de manera masiva por ciudades diversas en varios de sus países, impulsado principalmente por el Programa «Red de Proyectos Piloto del Laboratorio de Ciudades Sostenibles» del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) cuyo propósito esencial es promover el mejoramiento en la seguridad vial y la transformación de espacios hostiles en zonas seguras y agradables de las ciudades latinoamericanas. Enseguida se exponen algunos de ellos.

El caso de Calle Consciente, un jardín de colores

Rionegro, es una ciudad intermedia ubicada a 40 km de Medellín, la capital antioqueña, en la que se han desarrollado recientemente dos pilotos de UT, cuyo propósito es sentar las bases de la transformación hacia la movilidad activa, segura y el espacio público de calidad, refiere Flórez (2023).

El primero de estos pilotos es el ya conocido «Calle Consciente, un jardín de colores» adelantado durante 2019 por el gobierno local de Rionegro alrededor del Hospital San Juan de Dios, en una acción participativa y colaborativa con múltiples actores. Se realizó sobre el importante eje vial de la calle 48 que es estratégico para conectar al hospital con el centro histórico. Fueron ocho las acciones que se realizaron con este piloto:

  • La primera consistió en convertir la calle en una vía totalmente peatonal que conecta al comercio del sector, generando a su vez una sala de espera para el hospital, reemplazando el uso como parqueadero que antes tenía.
  • La segunda fue para reducir el riesgo de accidentalidad mediante la impresión de cuatro cebras de paso peatonal seguro.
  • La tercera es la conexión de la bici-estación del hospital al sistema de ciclo rutas de la ciudad mediante la continuación del trazado.
  • La cuarta establece celdas incluyentes, que dentro de la nueva organización del sistema de parqueaderos del sector, garantiza dos espacios para poblaciones con capacidades diferentes.
  • La quinta articula el proyecto al programa de paraderos inteligentes públicos de la ciudad.
  • La sexta consiste en diferentes referentes artísticos conformados por módulos hexagonales y flores creados por artistas locales en zonas específicas.
  • La séptima plantea un espacio comercial de calidad en lo que eran los parqueaderos.
  • La octava dispone una bahía para conectar de forma adecuada y segura el hospital con la intervención del transporte público y habilitar una zona de cargue y descargue.
Calles Consientes y Seguras. Antes y después Cra. 48 (Rionegro, Colombia)
Fuente: la.network – Foto: Alejandro Arango

El segundo piloto se desarrolló durante el 2020 por la nueva administración municipal y se dio en el barrio San Antonio de Pereira que es una especie de distrito turístico que cada fin de semana -en tiempos normales- se abarrota de visitantes cada vez más necesitados de un mayor, mejor y más seguro espacio público, subraya Flórez.

Estos dos proyectos pilotos implicó la intervención de más de 2.600  m² de espacio público en esta ciudad de 115 mil habitantes, y como sugiere John Octavio Ortiz -Director de Arquiurbano Taller, el equipo consultor y ejecutor- «No es la solución definitiva para los retos de movilidad, espacio público o cultura ciudadana, entre otros,… sino un laboratorio vivo de experimentación y testeo -prueba- que permite una transformación previa a obras definitivas».

 

El Caso de Barcelona, España

En esta emblemática ciudad española se han realizado varias intervenciones de Urbanismo Táctico con un saldo más que satisfactorio. En el caso de las súper manzanas de San Antoni y el Pobleneu la vida urbana se ha transformado, ha aumentado la seguridad en los entornos de las escuelas y ha ampliado las aceras de la ronda de la Universitat o de la Vía Laietana.

La otra intervención de esta tipo en la misma ciudad es la de la calle de Pelai que estrena nuevo diseño. Con ella se ganará 1.500  m² para los peatones y el tejido comercial, reducirá el tráfico automotor con menos carriles de circulación, dando respuesta a las demandas del vecindario y comerciantes, lo que impulsará económicamente al centro. Esta intervención es la primera que incorpora un nuevo diseño basado en la característica loseta, con el nombre de la calle, pictogramas explicativos y colores de tonos cálidos y amables.

Anota el portal barcelona.cat (2020), replicando lo expresado por el Ayuntamiento, que «Gracias al urbanismo táctico hemos dado respuesta a los retos de la pandemia ganando espacio para pasear, creando nuevas terrazas de bares y restaurantes, y ampliando las existentes».

Fuente: barcelona.cat
Fuente: thenationalgrid.com.au

Sin duda, nos encontramos ante una filosofía urbanística que orienta la reconcepción de los espacios públicos traducida en procesos y estrategias que parten de visiones compartidas, del aprovechamiento de las potencialidades, y del reconocimiento de las expresiones culturales de los vecinos de los lugares o activos urbanísticos a intervenir. Su propósito es la provisión de espacios para hacer de la vida de las personas y sus interacciones sociales en el espacio público más agradables, seguras y significativas, mediante intervenciones que pueden ser rápidas, versátiles y de bajo costo.

 


Referencias