(+57) 601 7041757 * (+57) 314 4714426 [email protected]
Fuente: Freepik
En medio de la incertidumbre el panorama parece despejarse.

Todo indica que el 2021 fue un año excepcional para el sector de la construcción en Colombia, especialmente en el subsector vivienda, aún en medio de la pandemia y de la crisis socioeconómica que se agravó como consecuencia de ésta, al igual que por otros factores tanto internos como externos.

En efecto los constructores están de plácemes y celebran que el año anterior haya cerrado con máximos históricos pese a que se muestran expectantes frente a lo que ocurrirá en el 2022, especialmente con la creciente alcista que viene escalando en los precios de materiales e insumos desde el año paso.  

Refiriéndose al 2021, Camacol indicó que las ventas de vivienda fueron de 219.541 unidades en lo corrido del año, 35.281 más que las registradas en 2020 y 47.020 por encima de los números de 2019. (Ojeda, 2021).

Según Coordenada Urbana, de éste total, 154.620 fueron viviendas de interés social. En Bogotá se comercializaron 46.071 nuevas viviendas lo que representa un incremento del 44% respecto del 2020 y del 19% respecto del 2019. 

Por lo que respecta a las proyecciones que se platean para el sector en el presente año Bbva Reseacrh sugiere que tras la caída del sector en un 28,9% en 2020, para el 2022 se prevé un crecimiento del 10,6%. Por su parte Camacol estima que para este año el crecimiento del PIB del sector edificador será de un 17,7%, lo que significa crecer 3.5 veces más que el conjunto de la economía, por lo que considera que será el sector económico con mayor dinamismo, anota la Gerente de Camacol.

Desde otro ángulo, otros consideran que el panorama no se presume tan halagador debido a que sigue presentándose un desfase entre la recuperación de la demanda mundial y la capacidad de transporte y producción con efectos adversos que podrían prolongarse en los próximos meses, sumado  a que en el 2022 finaliza el paquete de 200 mil subsidios estatales para promover la demanda en la compra de vivienda. Esto puede reflejarse seguramente en el incremento de los precios de la vivienda y consecuentemente en la contracción de la demanda. 

Pero frente a este panorama, que para Camacol pinta esperanzador, ¿qué retos se le plantean al sector de la construcción en Colombia para el presente año? La respuesta podría darse en dos dimensiones: La Económica y la Técnica, esta última desde la arquitectura y/o ingeniería.

 

Retos Económicos

El sector de la construcción se enfrenta a una serie de riesgos económicos que se traducen en retos nada fáciles en el presente año, entre ellos, la escalada alcista de los precios de insumos y materiales, del hierro y el acero y sus derivados, la revaluación del dólar, y el incremento en las tasas de interés.

1. Precios de Materiales

 

 En efecto la inflación es una amenaza latente y en el contexto doméstico ya para el cierre del año y comienzos de presente registraba signos de crecimiento gradual y generalizado, habiendose ubicado al cierre de noviembre del año pasado en el 5,26%, y al cierre del año la taza anual fué del 5,62, muy superior al 3% previsto por el Banco de la República.

Por lo respecta a los materiales e insumos de la construcción las proyecciones indican que en el 2022 la demanda llegará al valor de 34,12 billones de pesos, 2,82 billones más que el 2021. Los datos indican que el volumen de materiales consumidos por la industria no ha sido nada despreciable, pero variables como la inflación y revaluación del dólar proyectadas seguramente incidiran en impulsar la curva ascendente de los precios de dichos insumos, lo que muy seguramente se reflejará en los precios de los productos finales, en este caso, es más sensible, la vivienda.

Según Camacol Regional Caldas, el precio del hierro y los aceros en septiembre de 2021 alcanzó el incremento más alto con una tasa del 38,5%. Al cierre del cuarto trimestre el precio del acero cerró a 925,1 USD/tonelada y para el primer trimestre del 2022 se proyecta en 945 USD/tonelada, mientras que el precio del hierro pasaría de 118 USD/tonelada en el 2021 a 122 USD/ tonelada en el primer trimestre de 2022. En cuanto a otros materiales la variación anual del precio fue de 34,4% para la malla; 29,4% para cables y alambres, 21,8% para perfiles; 18,4% para tuberías a gas, sanitaria y PVC; 17,1% para tornillería -hierro y acero-; y 15,9% para soldadura.

Camacol estima que para el 2022, en una probabilidad del 12%, los precios del total de los materiales tendrán variaciones superiores al 10% mientras que los materiales críticos -hierro, acero- la posibilidad se eleva a 33%. (Admin, 2021).

Fuente: Camacol Caldas.

2. Revaluación del Dolar

Además de la inflación, el otro escollo que enfrenta el sector es la revaluación del dólar cuya tasa representativa del mercado ha venido fluctuando alrededor de los $4.000/dólar, con tendencia al alza. Según La República, hacia agosto del año pasado la moneda colombia se convirtió en la moneda más devaluada del mundo, con una caída de 14,20%, por encima de la Turquía (-14, 03%) y Argentina (13,25%).

Como sugiere Metrocuadaro, si bien es cierto que el incremento del dólar beneficia a muchos sectores de la economía, no menos lo es que el sector de la construcción podria verse afectado, pues la mayoría de insumos y materiales que se importan tendrán un mayor valor al hacer el cambio a la TRM.

Más sin embargo la Presidente de Fedelonjas, María Clara Luque, recientemente afirmó que “Los grandes constructores hacen las compras de esos materiales mediante negociaciones de largo plazo, por lo que a corto plazo no afectaría en gran medida”. (Metrocuadrado, 2019). Y agregó que los constructores pactan el precio de venta desde meses atrás, entonces el valor no puede ser cambiado a los compradores de un momento a otro a pesar de que la divisa suba. No obstante, cabe preguntarse que le pasará a los pequeños y medianos compradores, que no pueden acceder a tales facilidades.

En otra dirección, la misma aseguró que sin embargo los acabados importados se manejan más entre los estratos medios y altos, puede que si se mantiene alto, estos prductos empiecen a subir y por consiguiente puedan afectar a esta industria en el mediano plazo”. Pero a paser de ello, asegura que en este caso el precio de la vivienda no se verá afectado puesto que se está en un momento de alto stock terminado y dificilmente se puede subir más los precios.

3. El Incremento de las Tasas de Interés

Son diversos los factores que a nivel mundial han presionado la tendencia alsista generalizada en los precios de bienes y servicios, lo que ha obligado a muchos países a revisar su política monetaria y Colombia no ha sido la excepcion.

Para salirle al paso a la tendencia inflacionaria el Banco de la República en septiembre del año pasado ajustó por primera vez en un año la tasa de referencia del mercado al 2% desde el mínimo histórico de 1,75%. Un mes después la incrementó en 50 puntos hasta el 2,5% y en diciembre la ajustó nuevamente en 50 puntos cerrando el 2021 con una tasa del 3%. Si a esto se le suma la tasa de inflación anteriormente referida más el incremento en el salario mínimo en 10,07% decretado por el gobierno nacional, debe esperarse una mayor presión sobre la tasa de interés, que según expertos y analista puede cerrar al término del 2022 en un 4,75%, e incluso otros considerán que puede llegar al 5,25%. El incremento en las tasas de interés hace más costoso el crédito e incide en el alza general de precios al consumidor.

Hasta aquí es claro que no obstante el optimismo del gremio de la construcción y sus esperanzadoras proyecciones, el entorno económico no se visualiza nada facil. Tal panorama exigirá al máximo del gremio y al sector pensar en estrategías que le permitan llevar a flote el barco en medio de la tomerta y la furia de la marea.

Una de ellas al parecer debería ir en la dirección de promover economías de escala mediante procesos de colaboración horizontal y vertical entre todos los actores y subsectores del sector que pueda traducirse en la contención sostenida de los precios de los isumos y materiales. Otras estrategías seguramente irán en la dirección de políticas públicas a concertar con agentes políticos y gubernamentales a partir de ideas audaces que no causen efectos secundarios en el equilibrio macroeconómico y la estabilidad fiscal.

Retos Técnicos

Desde la arquitectura, la ingeniería, los diseños, la gestión empresarial e incorporación de tecnologías, los retos que se le plantean al sector y a la industria de la construcción en Colombia no son menores.

1. Arquitectura, Ingeniería y Diseño

Cada vez más la industria se ve impulsada a optar por tendencias sustentables en el desarrollo de los proyectos urbanísticos y de ingeniería. Ello implica apostarle por el desarrollo de alternativas que consuman menos energía, agua, y que contribuyan al control de las emisiones y vertimentos contaminantes del medio ambiente. También ha de verse exigida para incorporar cada véz mas tecnologías de economía circular y que hagan más eficiente el proceso constuctor como la impresión 3D.

Pero también supone que un imperativo inaplazable es apostarle a soluciones urbanísticas y habitacionales que no solo garanticen confort y un ambiente de habitabilidad que generen transacciones psicologicas positivas, sino que también garanticen la salubridad -a propósito de la pandemía-, lo que en no poca medida sugiere espacios más participativos de los usurios finales de los productos de la construcción en todo el proceso desde el diseño hasta las posventa.  

Y quizás el reto mas determinante que afronta es el de desarrollar proyectos de vivienda de interés social que aseguren un habitat digno de la persona humana. En el caso de Bogotá con el nuevo POT adoptado por decreto, el asunto se hace más exigente por los mínimos en área construida que éste impone y la clara orientación hacia la generación de vivienda en zonas de renovación urbana, por el agotamiento del suelo urbano para nuevos proyectos masivos de vivienda. 

Fuente: HacheComics

2. Gestión Empresarial y Nuevas Tecnologías

No hay duda que para este año las empresas constructoras y su agremiación tendrán que intensificar los procesos de incorporación de tecnologías de gestión empresarial que racionalicen sus procesos, contribuyan a la generacion de valor, garanticen un manejo seguro y en tiempo real de la información, y mejore el proceso de toma de deciones, entre ellos la BIM, la Ruta Crítica, Agile, Cascada, y el Blockchain, todos ellos articulados bajo una Metodología de Gerencia Basada en Valor.

La incorporación de estas tecnologias y metodologías en la gestión de la empresas contructoras generará réditos apreciables para todos los actores de la cadena, desde los inversores, pasando por los proveedores hasta llegar al cliente o usuario final: Mayor calidad en el producto, mayor eficiencia en la organización y gestion, disminucion de costos, mejores precios, mayor satisfacción del cliente, mayor rentabilidad e incremento del valor empresarial.

Referencias

*     *     *

canlı maç izle selcuksports deneme bonusu deneme bonusu veren siteler bahis siteleri jojobet