(+57) 601 7041757 * (+57) 314 4714426 [email protected]
Fuente: Freepik
Las ciudades inteligentes se construyen con visión futuristas para mejorar la calidad de vida de sus habitantes. 

Cuando se escucha hablar de WiFi gratuito, ehealth -tic’s en la atención en salud-, escuelas conectadas, transporte inteligente, gestión y votación vía Blockchain y tecnología hecha en casa ¿de que se cree que se está hablando?

Pues bien, se trata nada más ni nada menos que de las ciudades inteligentes -smart cities o smart city- que basan la gestión integral de la vida pública y citadina en las Tic’s y con una clara filosofía medioambiental. 

Thales lanza una arenga al afirmar que “las ciudades inteligentes no son solo un sueño del futuro. Gracias a las soluciones tremendamente innovadoras del Internet de las Cosas -IoT-, muchas ya están activas y se están expandiendo rápidamente” (Thales, 2021). Complementa diciendo que  los gobiernos municipales están aprovechando las tecnologías inalámbricas celulares y de área amplia de baja potencia -LPWAN- para conectar y mejorar la infraestructura, la eficiencia, la convivencia, y la calidad de vida de los residentes y visitantes por igual.

Pero ¿Qué es una ciudad inteligente? Según Thales se trata de una ciudad con “un marco compuesto por Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones -TIC-, para desarrollar, implementar y promover prácticas de desarrollo sostenible para abordar los crecientes desafíos de la urbanización”. Agrega el mismo que este marco Tic “es esencialmente una red inteligente de máquinas y objetos conectados que transmiten datos utilizando la tecnología inalámbrica y la nube”.

Reseña que las aplicaciones IoT basadas en la nube reciben, analizan y gestionan datos en tiempo real para ayudar a las administraciones municipales, las empresas y los ciudadanos tomar mejores decisiones, al instante, que mejoren la calidad de vida. Bajo esta ambiente los ciudadanos interactúan con los ecosistemas de las ciudades inteligentes y dispositivos móviles, al igual que con vehículos y hogares conectados, y mediante el emparejamiento de dispositivos, datos, infraestructuras físicas  y de servicios, una ciudad puede reducir los costos y mejorar la sostenibilidad.


Fuente: universoabierto.org

Pero ¿cuáles son las ciudades más inteligentes del mundo? No son muchas pero ya hay varias que han avanzado vertiginosamente, incluso hay una en construcción desde cero en Europa. Otras como las latinoamericanas, han dado unos pequeños pasos, más bien aislados o desarticulados, sin que ello obedezca necesariamente a un plan preconcebido.

Aspern, la ciudad inteligente desde cero

Aspern, es la primera ciudad inteligente que se levanta desde cero. Este proyecto hace parte del plan ‘Smart City Viena’. Está ubicado a 14 km de Viena, la capital de Austria. El proyecto fue aprobado por el gobierno en 2007 no obstante que la idea viene gestándose desde 2004, cuando el arquitecto Johan  Stovat realizó talleres y charlas con ciudadanos de todas las edades para auscultar su visión sobre una ciudad inteligente.

Según Tec, el proyecto abarca una área de 40 has en el que actualmente ya existen alrededor de seis mil viviendas con más de 6800 habitantes. Todos los edificios, transportes y electrodomésticos  de esta ciudad son sostenibles y la energía que se usa es obtenida a través de paneles solares. Para reducir al máximo las emisiones de CO2 se ha prohibido el ingreso de automóviles a no ser que sean eléctricos (Tec, 2022), a la vez que se ha impulsado una gran campaña para estimular el uso de bicicletas.

Paralelamente se están construyendo líneas del metro para conectar a la nueva ciudad con Viena y se ha incorporado el transporte público mediante buses autónomos completamente eléctricos. Este proyecto ha venido desarrollándose en tres fases: La primera fue la de diseño, adecuación urbanística total  del lote y construcción parcial de la ciudad; la segunda, que se está desarrollando actualmente es la de poblamiento, y de monitoreo y análisis para mejorar o crear tecnologías sostenibles, es decir la fase experimental propiamente dicha; y la tercera se realizará entre 2023 y 2030, y consiste en terminar completamente las construcciones a lo largo y ancho de Aspern. Para ese entonces la ciudad contará con 11 mil edificios residenciales que albergarán a más de 20 mil personas y 500 empresas. Para el mundo esta ciudad es considerada como un laboratorio urbano.

Diferentes aspectos socio-urbanos de Aspern, Viena y Austria

Fuente: static.esmartcity.es

Fuente: cincodias.elpais.com

Fuente: tec.com.pe

Moscú, ciudad inteligente

Podría pensarse -advierte Paniagua- que la ciudad número uno en implementar el ‘gobierno electrónico’ es Tallin, dado el reconocido liderazgo de Estonia en este campo, pero que no es así en tanto que el premio se lo lleva Moscú. Asevera que “ha obtenido el primer puesto en el Índice de Desarrollo de Gobierno Electrónico de las Naciones Unidas” (Paniagua, 2019). En el año 2020 se ubicó en el puesto 44 -habiendo subido 3 casillas- en el ranking Smart Center Index de la compañía Z/Yen que evalúa el enfoque de las megalópolis mundiales hacia la innovación y adopción de nuevas tecnologías.

Siendo una de las ciudades más pobladas de Europa con casi 17 millones habitantes -puesto 16 en el ranking mundial- en los últimos seis años Moscú viene sufriendo una transformación urbanística impresionante. Un proceso de renovación urbana ha implicado la demolición de los llamados ‘Khrushchevki’, edificios de apartamento de 5 pisos, de bajo costo y en hormigón construidos durante el gobierno soviético de Nikitia Khruschev y que fueron levantados masivamente en los años 50. El plan incluye derribar 8.000 edificios en los que actualmente habitan 1,6 millones de habitantes.

Para los habitantes de Moscú este nuevo urbanismo ofrecerá una gran variedad de posibilidades. Edificios de mayor calidad, más conectados, hará que la gente vaya caminando a sus destinos a cambio de ir en automóvil y que puede disfrutar de destinos más apreciables fuera del centro de la ciudad. Según un portal web “El día a día de la capital rusa ya se impregna de modernidad” (Aecom, 2020).

Se lee en el mismo portal que junto con su renovación urbana Moscú trabaja para llegar a ser una ciudad inteligente. Ha sido pionera en el Gobierno Electrónico haciendo que los servicios públicos estén disponibles para los ciudadanos en forma digital; ha seguido una red integrada y digital de transporte público; y en los centros educativos está invirtiendo en tecnología para transformar las aulas educativas.

En los servicios médicos se han adoptado un ultrasonido remoto, una red neuronal digital llamada RadIO que detecta el cáncer de pulmón y otro sistema llamado CardIO -también digital- que ayuda a los médicos a detectar problemas cardiovasculares en toda la ciudad. En lugar de llevar el paciente al hospital se le entrega el dispositivo -smarphone- para que cualquier médico le atienda.

Determinantemente Moscú ha adoptado el formato Smart City y hoy en la ciudad funcionan más de 370 servicios en línea y plataformas.

Moscú en el top 7 de ciudades más inteligentes del mundo

Fuente: espanarusa.com

Espoo, la joya finlandesa escondida

Es la segunda ciudad de Finlandia con aproximadamente 270 mil habitantes que es poco conocida pero asombrosamente desarrollada. Según Kohata, es considerada como la ciudad más feliz y segura del país más feliz y seguro del planeta. Esta ciudad “ha ganado el reconocimiento como la ciudad más inteligente del mundo, es decir, la número uno de las Smart City debido a que es el ecosistema de innovación más grande de Europa, a la vez que la más sostenible eco-ambientalmente” (Kohata, 2021).   

Siguiendo a Pedrueza es posible afirmar que “tras la crisis de 1993 “que afectó a la industria tradicional en Finlandia Espoo ha sido uno de los ejemplos de reconversión hacia una economía basada en la tecnología y el conocimiento” (Pedrueza, 2018). Agrega que, en ese sentido la ampliación de la Universidad  Aalto, que continúa en la actualidad, apunta a esa dirección: un polo tecnológico que atrae empresas y emprendedores de toda Europa.

La ciudadana Milla Ovaska de Espoo al ser entrevistada señalo que en la ciudad no se habla de una Smart City sino de ‘Ciudad como Servicio’. Agrega que todos los servicios los desarrollan con la población, con la academia, con las empresas y con las Star Up, y ven a la ciudad como un laboratorio para experimentar.

Un aspecto sobresaliente de la ciudad son los buses eléctricos autónomos  -robots-  de servicio público con capacidad máxima de 10 pasajeros. Consideraron que al tener unidades de transporte más pequeñas, no solo se logra mayor eco eficiencia, sino que también se crean soluciones y  rutas más ágiles. 

Diferentes aspectos de Espoo, Finlandia

Fuente: digitalworkforce.com

Fuente: eurocities.eu

En conclusión, se tiene que el concepto de Smart City se está acentuando especialmente en ciudades europeas que con una visión futurista han previsto proyectar condiciones de vida más saludables y ambientalmente sustentables con un fuerte apoyo en las tecnologías de la información y las comunicaciones en el propósito de recaudar e intercambiar más información con los ciudadanos que les permita tener elementos de juicio en tiempo real  que de manera permanente les posibilite mejorar la prestación de los servicios, los procesos, productivos, la educación y el medio ambiente en dichas ciudades.

Ejemplos a seguir en todo el mundo, especialmente en América Latina, que frente a tales avances se encuentra rezagada.

Referencias

*     *     *

canlı maç izle selcuksports deneme bonusu deneme bonusu veren siteler bahis siteleri jojobet