(+57) 601 7041757 * (+57) 314 4714426 [email protected]

 

 

Ventilación, climatización e iluminación son tres aspectos determinantes para asegurar el confort que demanda una vivienda digna capaz de ofrecer una apreciable calidad de vida y una permanente experiencia significativa. De estos tres aspectos, la iluminación juega un papel determinante en la configuración de ese espacio deseado en el hogar. Y en esta perspectiva las técnicas y materiales de construcción evolucionan permanentemente sin pausa.

Alineados con estas pretensiones, algunos equipos de investigación de diferentes latitudes, se encuentran en esa búsqueda para contribuir a la resolución de problemas más acuciantes, como logar la mayor eficiencia energética o integrar en los propios elementos constructivos funciones como la climatización o la iluminación. Y como lo resalta Marinero (2023), son avances que como el hormigón que genera electricidad y analiza los edificios o los ladrillos hechos con huevo pero altamente resistentes, los que están llevando la tecnología constructiva a un paso más allá y a un nivel más elevado.

Como sostiene Matías A. (2024) para nadie es un secreto que la iluminación de un ambiente tiene un gran efecto en la calidad de vida de los habitantes de una edificación, resultando aún más importante cuando se trata de edificios de oficinas donde las personas tienen que pasar varias horas al día trabajando. Y agrega que es por eso que se realizan constantemente nuevos desarrollos en iluminación inmobiliaria para prodigar bienestar a las personas.

Uno de esos desarrollos es lo que popularmente se ha venido difundiendo como el «ladrillo bombilla o lámpara», del que ya a estas alturas existen varias versiones acabadas y otras en desarrollo. Pero y ¿De qué se trata esta nueva tendencia en el desarrollo de materiales constructivos? ¿Cuántas versiones se han desarrollado de él?

 

El ladrillo bombilla o lámpara

Un antecedente que muy seguramente inspiró esta nueva tendencia es la tecnología LED que ha sido clave en estos avances, permitiendo cualquier espacio según diferentes requerimientos con un consumo eléctrico muy bajo y una instalación muy simple. Los paneles o bombillas de luces LED, además son increíblemente duraderos y gozan de una alta eficiencia, razón por la cual no emiten calor a pesar de ofrecer una luz ajustable que puede ser muy intensa.

A partir de esta tecnología que en su momento revolucionó la provisión de iluminación en interiores y espacios públicos, se ha desarrollado este nuevo material, de las que dos de sus versiones, aquí se abordan: la Lámpara Brick, versión canadiense y AeroBrick, versión suiza.

Este nuevo desarrollo consiste en un dispositivo que adopta la forma de un ladrillo tradicional -que por su simplicidad y elegancia ha sido tan afamado y utilizado en la arquitectura- que a su vez funge como proveedor de luz.

Fuente: ovacen.com – Cortesía Omar Gandhi Architects

 

La lámpara Brick canadiense

Ingeniada por el diseñador canadiense Philippe Malouin -de la empresa canadiense Omar Ghandi Architects-, acudiendo a un simple ladrillo para crear un novedoso sistema de iluminación. Este ladrillo ilumina tanto espacios interiores como exteriores, con un bajo consumo y luz ajustable. Es fabricado con componentes reciclados que lo hacen altamente resistente sin que demande mayor mantenimiento como los ladrillos tradicionales. Su forma rectangular y su discreta presencia, la convierten en un elemento decorativo versátil en espacios interiores y exteriores.

Realmente se trata de un panel de luz LED con una pantalla difusora protegida por una delicada malla de material resistente, mientras que todo el dispositivo también está protegido por una estructura metálica altamente sólida que le permite resistir cualquier tipo de condición a la que se somete un ladrillo tradicional.

Sostiene un tubo de acero con una luz LED en su interior y tiene 21 perforaciones que facilitan la adecuación del nivel de la luz ajustándola a diferentes alturas. Se ha concebido en dos tamaños: uno de dimensión regular, igual a la del ladrillo habitual y una versión del doble de largo, que ofrece un acabado más estético.

Su acabado en bronce combina a la perfección con paredes de ladrillo de textura rica, creando una armonía visual que resalta la calidez del hogar, atributo que a su vez lo hace ideal para ser incorporado en cualquier tipo de diseño arquitectónico, mostrando gran versatilidad para ser aplicado a espacios públicos, comerciales y de oficina.

Esta lámpara está diseñada para desaparecer en la mampostería durante el día y emitir un cálido resplandor en la noche, difundiendo la luz de manera suave y uniforme, creando un efecto envolvente que realza la belleza de su entorno. Omar Gandhi, arquitecto y diseñador de Omar Gandhi Architects, referido por Seguí (2024), definió a la lámpara Brick como una extensión de la arquitectura, acotando que «Esta lámpara yuxtapone hábilmente la fina herrería arquitectónica con la simplicidad atemporal de uno de nuestros materiales de construcción más antiguos, el ladrillo».

Fuente: ovacen.com – Cortesía Omar Gandhi Architects
Fuente: ecoticias.com

 

La AeroBrick suiza

Investigadores del Instituto de Investigación Interdisciplinar Especializado en Materiales (EMPA), con sede en Zúrich, Suiza, acaban de presentar AeroBrick, un tipo de ladrillo traslúcido y relleno de aerogel de sílice. Refiere Marinero que este revolucionario material de construcción, descrito con detalle en la revista científica Journal of Building Engineering, cumple el mismo papel que los ladrillos tradicionales, pero agrega la capacidad de transmitir la luz natural al interior con un potencial aislante y de resistencia muy superiores.

El equipo investigador liderado por los ingenieros Jannis Wernery y Michal Ganobjak, ya había presentado en 2017, y desde entonces han mejorado su diseño, composición y proceso de fabricación para logar mayores beneficios. Reseña Marinero que el objetivo de llegar a construir paredes enteras traslucidas con un aislamiento térmico eficaz, ya es una realidad. De esta manera los nuevos ladrillos servirán para ahorrar costos de calefacción, sin necesidad de agregar una capa aislante adicional a la mampostería, y también de electricidad, al proporcionar una iluminación difusa en todo tipo de espacios.

Uno de los ladrillos Aerobrick en una prensa industrial
Fuente: elespanol.com – Cortesía Empa Omicrono

Para establecer la composición del nuevo material el equipo investigador probó distintos diseños, tamaños y combinaciones pero los ingredientes principales siempre fueron los mismos: vidrio flotado -fabricado haciendo flotar el vidrio fundido sobre una capa de estaño fundido para lograr un grosor uniforme y una superficie muy plana-, resina poxi y granulado de aerogel de sílice.

Después de realizar más de cien simulaciones por computador, el diseño final tomó forma con cuatro paneles de vidrio flotado de 12 mm conectado con espaciadores, con las caras laterales, inferior y superior, sellado con una capa de epoxi de1,5 mm. Los espaciadores se fundieron directamente entre los cristales con la ayuda de moldes de silicona, técnica que permitió pegar los cristales y crear al mismo tiempo varias cámaras entre ellos, para optimizar el aislamiento térmico.

Para mejorar su rendimiento, dejaron una pequeña abertura en el sello de cada una de las cavidades resultantes: cuatro en la capa intermedia del ladrillo y una en cada capa exterior. Estos ‘huecos’ se rellenaron con gránulos de aerogel sin aglutinante, y finalmente las aberturas se sellaron con cinta adhesiva transparente. Las dimensiones finales del ladrillo son 500 mm × 136 mm 84 mm.

Siguieron las pruebas de capacidad y resistencia en simuladores por computador y en el laboratorio mientras era sometido a una prensa hidráulica, comprobándose que el Aerobrick alcanzó una compresión cercana a los 45 megapascales (MPa), superior a la de cualquier ladrillo presente en el mercado.

Por lo que respecta a la conductividad térmica, el Aerobrick no superó los 53 mW/(m-K), siendo el registro más bajo de los existentes.

Los ladrillos Aerobrick
Fuente: elespanol.com – Cortesía Empa Omicrono
Recreación de un muro de carga construido con Aerobrick
Fuente: elespanol.com – Cortesía Empa Omicrono

Sin duda estamos ante dos variantes de un mismo desarrollo tecnológico que promete revolucionar la construcción de edificios. Los ladrillos luminosos o que traslucen la luz natural, que cumplen a su vez los roles de elemento esencial para levantar muros y envolventes, de decoración y factor de sostenibilidad ambiental, se perfilan con fuerza como material estructural de interiores y fachadas gracias a sus altos beneficios y cualidades estéticas.  

Esta vez son Canadá y Suiza, quienes nos sorprenden con estos desarrollos tecnológicos producto de trabajos investigativos acuciosos desarrollados con el único propósito de servir a una construcción más costo-ecoeficiente, inspiradora y futurista.

 


Referencias