(+57) 601 7041757 * (+57) 314 4714426 [email protected]

 

Una hoja de ruta para Colombia con un concepto de hábitat holístico, social y humano.

 

Dirigiendo la lente al nuevo Plan de Desarrollo Nacional (PND) recientemente aprobado por el Congreso de la República -en tránsito a sanción presidencial- con el foco centrado en la Política de Hábitat, Urbanismos y Vivienda, son varios los aspectos a reseñar y alguna conclusión para compartir, no sin precisar que todo cuanto se diga al respecto se desprende originariamente de la Base Uno de dicho PND en su parte general que se refiere al «Ordenamiento del territorio alrededor del agua y justicia ambiental».

En el documento publicado en la web del PND (2023), en lo que se llama Catalizadores se lee que «La planeación y el ordenamiento territorial deben avanzar en la concreción de las acciones físicas, socioculturales y administrativas en el suelo urbano y rural que, promuevan el mejoramiento de las condiciones de vida de las comunidades urbanas, rurales y étnicas con enfoque diferencial», para lo que se creará una infraestructura institucional denominada Sistema de Administración del Territorio (SAT), que será la bisagra entre el Estado y la sociedad para posibilitar una colaboración armónica para lograr tal propósito. En ese sentido puede decirse que la Política de hábitat, Urbanismo y Vivienda arranca por…

 

La Regularización y Formalización de la Propiedad

En la base uno del PND «Ordenamiento del territorio alrededor del agua y justicia ambiental: Tenencia en las zonas rural, urbana y suburbana formalizada, adjudicada y regularizada» se establece que se estandarizarán los trámites relacionados con la formalización, adjudicación y regularización de la propiedad en las áreas urbanas, suburbanas y rurales. Se integrará la información oficial, de tal manera que los insumos de fuente oficial requeridos para adelantar la titulación se tengan disponibles.

Se trata entonces de una política con un fuerte acento en la regularización de la propiedad tanto urbana como rural, aspecto clave y condición indispensable para el desarrollo de programas de vivienda con aplicación de recursos públicos.

En entrevista concedida a Vásquez del Portal LaHause.com (2023) el Exministro de Vivienda Jonatán Malagón afirmó que en materia de vivienda el nuevo PND «plantea mecanismos para apoyar la autoconstrucción y la legalización de predios».

Fuente: minvivienda.gov.co

 

Los Supuestos Sustantivos del PND respecto del Hábitat, la Vivienda y el Urbanismo

El PND evidentemente deja entrever una filosofía conservacionista, humanista y con claro sentido social, que apunta a una política de hábitat y urbanismo sustentada en la sostenibilidad y sustentabilidad ambiental, que ha de orientar las intervenciones públicas en correspondencia con la dignidad humana, por lo que apuesta por la promoción de ciudades que se la jueguen con la economía circular sobre la base de en un programa de basura cero, revalorización de residuos y re-uso de agua tratada a escala nacional, al igual que la masificación de edificaciones sostenibles e infraestructuras verdes aprovechando los recursos físicos, culturales y humanos locales.

La biodiversidad, la restauración de zonas de riesgos y la gestión ambiental son aspectos centrales que se propone impulsar el PND a partir de un reeditado proceso de planeación y gestión urbano-regional, y en la perspectiva de promover a la vez ciudades diversas, de cercanía, accesibles e incluyentes que faciliten el cuidado, la integración social la expresión cultural, y el mayor uso de modos de transporte no motorizados de cara a reducir tiempos para acceder a bienes, espacios públicos y servicios de inclusión y desarrollo social, en todas las áreas de la ciudad.

En la perspectiva de asegurar el acceso de la población -en especial la más vulnerable o sin techo-, a la vivienda digna en sus modalidades nueva, usada, en arrendamiento social y autogestión, el plan plantea como eje estratégico el establecimiento de mecanismos diversos, desde el crédito social y democratizado con tasas preferenciales, pasando por el subsidio de vivienda familiar, la promoción de esquemas de ahorro voluntario, otorgamiento de coberturas y garantías financieras, la participación de nuevas entidades financieras hasta formas asociativas tradicionalmente excluidas del mercado financiero formal.

Finalmente el PND pone énfasis en la vivienda rural tanto para su provisión como mejoramiento en centros poblados y rural disperso, para lo que propone la implementación de un Plan Nacional y Mejoramiento de Vivienda Social Rural en el que se incorporará la diversidad de actores y las particularidades de la ruralidad.

 

Hacia las Smart City

En toda esta apuesta que plantea el PND entra a jugar un papel clave la digitalización y la medición inteligente para provocar que las ciudades paulatinamente se vayan convirtiendo al modelo de ciudades inteligentes -Smart Cites-. Recuérdese que este modelo de ciudades basan integralmente la gestión de la vida pública y citadina en la TIC’s y con una clara filosofía medioambiental.

Según Thales (2021) referido en artículo anterior, una ciudad inteligente es la que funciona con «un marco compuesto por Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones -TIC-, para desarrollar, implementar y promover prácticas de desarrollo sostenible para abordar los crecientes desafíos de la urbanización». Y el mismo agrega que dicho marco es una red inteligente de máquinas y objetos conectados que transmiten información y datos utilizando la tecnología inalámbrica y la nube.

Marcos de actuación urbana en economía circular y sus áreas de influencia.
Fuente: Adaptado del trabajo de Laura Gavinelli (PhD) para la División de Vivienda y Urbanismo del BID, hallado en blogs.iadb.org. (con intervención particular)

 

El PND: una oportunidad para la productividad de la construcción

La ambiciosa apuesta del PND plantea todo un reto para la revisión de la productividad en el sector de la construcción. En estudios relativamente recientes como el de McKinsey Global Institute (MGI) referido por Platt (2017) se afirma que la construcción adolece de una crisis de productividad causada por tres conjuntos de factores: fuerzas externas, dinámica de la industria y aspectos operacionales en las firmas.

Entre las primeras están el incremento de la complejidad de los proyectos y los sitios de ejecución; extensa regulación y naturaleza cíclica de la inversión pública; y la informalidad y vulnerabilidad a la corrupción que genera distorsiones en el mercado.

Entre las segundas se encuentran la poca transparencia de la construcción en los procesos y la fractura de la estructura empresarial; las estructura contractuales y los incentivos están desalineados; y los requerimiento sub-óptimos o hechos a la medida.

Y entre las terceras están el inadecuado proceso de diseño e inversión; bajos estándares en la gestión y ejecución de proyectos; insuficiencia de mano de obra formada en la primera línea y la supervisión; e inversión limitada en digitalización, innovación y capital (Platt, 2017).

De ahí que factores como la creciente complejidad de los proyectos, la corrupción y poca transparencia de los procesos, la fractura empresarial y bajos estándares en la gestión y ejecución de los proyectos, que inciden negativamente en la productividad de la industria de la construcción, aunado a las oportunidades que plantea el PND, se constituyen en todo un reto para el sector que se verá conminado a mejorar su productividad con un manejo adecuado de la complejidad de la información en las distintas fases y procesos de la actividad constructiva, mejorar la transparencia y la trazabilidad, y mejorar los estándares de gestión de los proyectos. Todo lo anterior sólo se puede lograr con la incorporación de tecnologías avanzadas de la información y la comunicación, de las que se pueden encontrar en el mercado plataformas con tecnologías 4.0 como SLYG Block.

Fuente: archivo particular
Fuente: archivo particular

Se trata de apuntar a aquel postulado implícito en el PND que considera una transformación del tejido empresarial para pasar de uno tradicionalmente rentista a uno basado esencialmente en la productividad.

En estas direcciones se encaminan gran parte de los postulados del PND «Colombia potencia mundial de la vida» en la perspectiva de promover una re-evolución o recreación de los procesos de planeación urbana y del hábitat en todo el territorio nacional, sin duda una apuesta ambiciosa pero obligada.

 


Referencias