+571 704 17 57 📱+57 314 471 44 26 contacto@block-software.com

MÁS RECIENTES

La Metodología en Cascada para la Gestión de Proyectos de Construcción

Por 

Daniel Fandiño

 | 

abril 16, 2018

 |

Una vista a la más antigua de todas las metodologías para la gestión de proyectos. Miremos qué puede hacer por usted…

 

En esta oportunidad continuamos hablando sobre los más importantes sistemas de gestión que se han utilizado en proyectos de construcción. Esta vez hablaremos de la más antigua y utilizada en el mundo, la metodología en Cascada.

El desarrollo en Cascada corresponde a un proceso lineal o secuencial de fases que se encuentran formadas en una única lógica inmodificable. Esto significa que el orden de ejecución de un proyecto no puede comenzar con el mantenimiento para terminar con el diseño. Todo está estructurado coherentemente para materializar un resultado que satisfaga las necesidades y expectativas de todas las partes interesadas –idealmente-.

Esta metodología es una estructura rígida que no permite modificar sus condiciones a la hora de ejecutar los proyectos. Cada fase debe terminar por completo antes de comenzar con la siguiente, así pues, en la realización de un puente, la fase de diseño debe haber finalizado antes de iniciar actividades de construcción, y ésta a su vez, debe finalizar por completo antes de iniciar con la etapa de pruebas (testing).

El concepto original de esta metodología en Cascada tuvo sus inicios en los 50s a través de  Herbert D. Benington, sin embargo fue en los 70s cuando Winston W. Royce generó la primera descripción formal sin haber incluso utilizado el término ‘Cascada’. Su desarrollo se originó y fortaleció primordialmente a través de dos industrias: Construcción y Fabricación (The Telegraph, 2016).

Esta metodología también se le conoce por otros nombres, “Modelo en Cascada”, “Desarrollo en Cascada”, sin embargo todas ellas han sido adaptaciones creadas después para adaptarlas a otras industrias como la de Software.

 

¿Por qué es una Estructura Rígida?

¡Fácil!, a quién le gusta que le estén cambiando constantemente el diseño de sus proyectos después de aprobado. La respuesta es… ¡Sólo a los clientes, nunca a los Gerentes de Proyecto! La estructura es rígida para no permitir que se realicen cambios al alcance de su proyecto. Evidentemente es una forma y punto de vista que durante 60 años ha funcionado para presionar a los responsables de realizar las cosas bien y de tomar decisiones con mayor precisión.

Desafortunadamente, el mundo actual es muchísimo más versátil a como lo conocieron otras generaciones hace 30, 40 o 50 años. Hoy aplicar únicamente esta metodología sería todo un desafío para cualquier proyecto en cualquier industria, sin embargo también es un reto encontrar el balance entre flexibilidad y rigidez, sobre todo en la construcción.

Le puede interesar: Cuál es la metodología para la Gestión de sus proyectos

La Columna Vertebral…

La metodología en Cascada mantiene siete (7) fases que deben permanecer inmodificables si usted quiere aplicarla correctamente. Son fases básicas que todos quienes utilicen la estructura deben seguir. Sin embargo agregar fases o actividades adicionales a éstas también es posible. En la actualidad, esta adición de fases y sub-fases se presenta con mayor frecuencia en industrias de software y fabricación. Las fases ‘obligatorias’ son (Icasas, 2014):

  • Especificación de Requerimientos: Esta fase investiga y analiza las necesidades del negocio y recomienda soluciones para satisfacerlas. Cualquier plan que sea definido debe ser revisado por las partes interesadas, el gerente de proyectos, y el patrocinador del proyecto (sponsor). Una vez las necesidades son determinadas, el gerente de proyecto dará las opciones para satisfacer esas necesidades.
  • Diseño: La fase de diseño consolida y documenta las opciones seleccionadas en la primera fase a través del ‘documento de diseño’. En él se debe reflejar todo lo necesario para darle vida al proyecto: especificaciones técnicas, procedimientos y procesos, criterios de evaluación y pruebas, métricas de éxito del proyecto.
  • Implementación: En esta sección, el gerente de proyecto junto con su equipo ejecutan lo estipulado en el documento de diseño. Ellos deben adherirse a las especificaciones, procedimientos, tiempos –entre otros-, estipulados en las fases anteriores. Usualmente en esta sección se definen cascadas adicionales y más detalladas para cumplir con las especificaciones.
  • Pruebas (Testing): Las pruebas comparan los entregables –producto de la fase de ejecución- con los estándares y métricas determinadas por las partes interesadas y el documento de diseño. Si se identifican fallas y diferencias entre uno y otro, el equipo debe volver –teóricamente- a la fase de implementación para realizar los ajustes necesarios y el gerente debe determinar el impacto a nivel de tiempos, costos, calidad, alcance, entre otros.
  • Instalación: Una vez el proyecto es aprobado en la fase de pruebas, está listo para ser liberado a los usuarios finales. Idealmente, el producto (edificio, puente, carretera, aeropuerto, túnel, etc.) debe ser completamente operacional y debe cumplir con los estándares de éxito definidos en el documento de diseño.
  • Mantenimiento: Muchos proyectos persisten incluso después de la fase de instalación. El equipo del proyecto –u otro equipo asignado- continúa en modalidad de ‘soporte’ para asistir a los usuarios finales ante cualquier eventualidad o mal funcionamiento.

Sugerido: BIM, El Modelo más recomendado para Gestión de la Información en Construcción

Imagen: toggl.com

Traducido del original en inglés de techwyse.com

 

Las Ventajas y Desventajas de su Implementación

Comencemos por las desventajas. Se recomienda que esta metodología se aplique en proyectos de construcción que no sean de gran envergadura. Aquellos proyectos que sean considerados como grandes o de largo tiempo deberán utilizar una simbiosis con otros sistemas de gestión. Los proyectos mayores a 3 años de duración tienden a tener transformaciones por adaptaciones a nuevas situaciones que se presentan en el camino, con lo cual el gerente de proyectos y su equipo tendría importantes dificultades para poder insertar esos cambios en el proyecto (The Telegraph, 2016).

En general todas las desventajas que se presentan en el desarrollo en Cascada se relacionan a la rigidez de la estructura, lo cual finalmente puede generar consecuencias negativas para inversionistas, clientes finales y usuarios finales por la insatisfacción de necesidades.

Por ejemplo, como la fase de pruebas (testing) debe realizarse una vez terminada toda la fase de construcción, realizar ajustes estructurales de las edificaciones, entre otros sería casi imposible o hacerlo sería muy costoso, podría costar incluso más que el presupuesto total del proyecto.

Si analizamos detenidamente, en realidad las dificultades se presentan en la integración entre fases, sin embargo genera facilidades dentro de ellas. ¿Por qué? Desde la gestión, porque el equipo del proyecto podrá dedicar sus esfuerzos con tareas claras y con cronología.

El control del proyecto en este sentido es mucho más claro, las partes interesadas podrán obtener reportes del estado del proyecto que son mucho más precisas, con alta visibilidad en tiempo real (LucidChart Content Team, 2017).

Si dentro de los factores de éxito definidos en su proyecto la prioridad es la calidad por encima del costo o el tiempo, esta es la metodología ideal para usted y su negocio. Como es inflexible, es una estructura que facilita la implementación, simplifica y reduce la complejidad la gestión del proyecto.

 

 

Bibliografía

Icasas, P. (2014). EasyProjects. Obtenido de https://explore.easyprojects.net/blog/six-phases-waterfall-project-management

LucidChart Content Team. (23 de Ago de 2017). LucidChart Content. Obtenido de https://www.lucidchart.com/blog/waterfall-project-management-methodology

The Telegraph. (16 de Feb de 2016). The Telegraph. Obtenido de https://courses.telegraph.co.uk/article-details/86/waterfall-project-management-explained/